Queremos ayudarlo pero…

Por: Iván Olaizola D’Alessandro

El señor Nicolás Maduro que funge (o será que finge) de primer mandatario nacional viene solicitándole a los venezolanos que lo ayudemos a gobernar. Y eso me parece muy bien. Todo gobernante, por muy preparado que sea, por mucha experiencia de conductor que tenga, por muy autosuficiente que se crea, necesita ayuda, sobre todo de su pueblo y en especial de los sectores que lo adversan, de la oposición pues. Pero claro quien pide ayuda debe tener bien claro que, como dicen por allí “no hay almuerzo gratis”. Así que si el señor Nicolás Maduro quiere ayuda, e insisto que es lo mejor para todos y en especial para el país, le hago llegar algunas sugerencias sobre cosas que debe hacer o dejar de hacer, para que comience ese proceso que es absolutamente normal en toda régimen democrático.

Los primero que tiene que hacer es comenzar a gobernar para todos los ciudadanos de este país, los que votaron por usted, los que no votaron por usted y los que no votaron. Pero además tiene que realmente gobernar, porque hasta ahora no lo ha hecho. Lo que ha hecho es hablar de su padre, putativo supongo, el comandante supremo y eterno. Debe dejar de verlo convertido en pajarito, dejar de dormir al lado de su supuesto féretro en el cuartel de la Montaña y dejar de soñar con él. En otras palabras dejarlo descansar en paz, donde quiera que esté. Conducir el país pues. Antes de continuar con esa aburridas cadenas, donde no dice nada y que le pedimos que reduzca al máximo y aunque parezca una nimiedad, le recomiendo que tome urgente, un curso intensivo de geografía, nacional e universal, y uno de gramática castellana. Por otro lado debe, tiene, que dejar de insultar a todo aquel que no piense como usted, bueno si es que usted piensa, debe permitir la crítica, la disidencia, las opiniones diversas. Debe dejar de imitar el lenguaje soez de su predecesor. A aquel, según algunos, le quedaba bien, pero a usted nada. El difunto nos decía chistes más o menos buenos, se reía uno, pero de los suyos ni hablar. Pare de viajar sin agenda alguna, gastando dólares de forma inútil y haciéndonos pasar pena ajena en otras latitudes.

Debe, tiene, que despolitizar la FAN, eso debe hacerlo de inmediato antes de que se formen los batallones adecos, copeyanos, justicieros, etc., y se forme la gran san pablera en los cuarteles. Recuerde que en una discusión política entre tercios armados al agotarse los argumentos salen a relucir los “hierros”. Ya no más comandante en jefe. Usted es ciudadano presidente, por lo menos así lo dijo el CNE. No más “estados mayores” para cualquier actividad de la vida nacional. Lo que necesitamos son profesionales preparados, expertos en las diferentes áreas de la administración pública, con o sin franelas rojas. Elimine ese bojote de ministerios y viceministerios inútiles y mande a sus cuarteles a tantos uniformados incapaces, buenos para nada. Deje que cada poder actúe por su cuenta, con autonomía e independencia, tal como lo establece la constitución. Métase en lo suyo y deje que los demás hagan su trabajo. Deje de imitar a su padre comandante cazando peleas con todo el mundo. Eso de imperialistas, derechas, burgués, apátrida y demás epítetos son buenos para cuando converse con los ñangaras de su partido pero no cuando hable como jefe de Estado. Deje ya de hacerle caso a tantos asesores trasnochados, incluidos los del G2, que le soplan al oído magnicidios, sabotajes y demás estupideces. Primero que usted no es ningún magno y después que los problemas del Metro, de la electricidad, del agua, de los puentes caídos, la escasez, la inflación, la inseguridad, la falta de billetes verdes, la corrupción, el valor del paralelo y demás graves problemas por los que atraviesa la nación, son de única y exclusiva responsabilidad de la cuerda de incapaces que lo rodean, incluido usted, con todo respeto. Enseñe a pescar no reparta más pescados. Dele los cobres completos a las universidades, a las de verdad.

Otras peticiones, para ayudarlo con gusto, podrían ser que le toque el pito de fuera al presidente y ministro de PDVSA, antes de que este la termine de destruir. Que no siga regalando los recursos de la nación, que saque a los militares cubanos de los cuarteles, que no se deje quitar el Esequibo, que regresa la capital de Venezuela de La Habana a Caracas, que no le siga parando pelotas a los hermanitos Castros. Ah, y “last but not least”, ordene que se resuelva legal y transparentemente lo de las elecciones del 14 de abril y lo de su partida de nacimiento. Y de seguro que podrá contar con todo nuestro apoyo. Al menos hasta que renuncie.


mailto:Iolaizola@hotmail.com

 

Regresar a Logiconline

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: