Cuidado curva peligrosa

Por: Iván Olaizola D’Alessandro

Se solicitan obreros para jurado de tesis doctoral sobre el bosón de Higgs. Gaudeamus Igitur

Creo que tanto el gobierno como la oposición se están tomando la situación del país muy a la ligera. No sé si es con toda la intención o que no han calculado bien hasta dónde puede llegar el aguante de un pueblo. Los venezolanos hemos dado muestras de ser un pueblo pacífico. En muy raras ocasiones se han desbordado las pasiones y creado situaciones de conflicto. La última vez fue lo ocurrido en abril de 2002, cuando una masa humana se lanzó a la calle y provocó la renuncia de un gobernante. Pasado ese episodio que todavía no queda bien claro, se ha vivido más de una década de total incertidumbre, intranquilidad, atropellos de un gobierno, abuso de poder, violación de la constitución y de los derechos humanos, ausencia del Estado de derecho, sumisión de los poderes a uno solo, arbitrariedades judiciales, carnaval electoral amañado, crisis económica, moral y ética, exagerado culto a la personalidad de un caudillo y paremos de contar. Y el pueblo aceptando o aguantando toda esta situación de forma estoica. Protestas pacíficas, respetuosas, más bien saludos a la bandera o juegos florales.

Por una parte el gobierno y su partido pareciese que han asumido que el pueblo tiene un aguante infinito. Que la inmensa mayoría del país comparte ciegamente el desgobierno que se vive, la llamada revolución socialista y que la figura, ahora la memoria, del teniente coronel fallecido da para todo. Y la dirigencia de oposición, por su lado, parece que entiende que la mejor y única forma de actuar es apegándose a unas reglas democráticas. Para algunos es lo correcto, para otros se está pecando de inocentes. Jugar con reglas que solo funcionan cuando todas las partes las aplican, no parece lo más acertado.

Pero, y siempre hay un pero, una vez fallecido el ahora denominado “comandante supremo y eterno” el gobierno y su partido han quedado sin liderazgo, con un presidente incapaz, que para una inmensa mayoría es ilegítimo, las cosas se comienzan a poner color de hormiga. Cada día se hace más peligrosa la situación. La crisis se está desbordando en todos los órdenes. Los partidos integrantes del denominado polo patriótico ahora andan por la libre. Cada uno de ellos se considera con derecho a la herencia. Dentro del PSUV la situación está que arde, hay varias facciones que también reclaman su parte del legado. La economía, que ya venía con problemas, ahora se hace más vulnerable. No hay divisas y el flujo de caja se hace deficitario. La gallinita de los huevos de oro, PDVSA, ya no pone. La corrupción se ha desbordado y está a todos los niveles. Muchos en previsión raspando la olla. Los reclamos por mejoras salariales son de tal magnitud que ahora unen a oficialistas y opositores. La inflación comienza a tocar cifras históricas. La inseguridad se traga la misión a toda vida Venezuela. Por más que se hable de percepción, las morgues colapsan. La falta de producción deja sin insumos a la misión vivienda. Los damnificados pierden esperanzas. Los anaqueles se mantienen vacíos, a pesar de los intentos de importar de todo. N1H1 sin vacunas y diarreas sin papel. Y los universitarios en la calle. A todo lo anterior se une, según algunos analistas, un creciente descontento dentro de los uniformados, situación altamente peligrosa sobre todo en épocas de ascensos.

Panorama nada alentador. El gobierno sin operadores políticos que puedan tender puentes con los grupos descontentos, con la oposición. La mayoría de los jefes gubernamentales, o enchufados como dijera Capriles, provienen de las filas castrenses y ellos no entiende de diálogo sino de dar órdenes, y en el mundo civil las órdenes hay que darlas de forma democrática. Son sordos, mudos y ciegos. La presión de la olla sube y no se vislumbra ninguna válvula. El zar de aeropuerto en aeropuerto, viendo pajaritos por doquier y de manitas agarrado. El teniente formando sus pelotones. Videos y grabaciones van y vienen. Parte de la oposición engolosinada con el venidero proceso electoral. Nardo, Leopoldo, María Corina, Pablo, Falcón, con las barbas en remojo. Y la candelita universitaria nada que se apaga. Muchas candelitas en muchos sitios. Con estopa no se apagan fuegos. Y si en vez de llover café llueve gasolina. Los pueblos son pacíficos hasta que dejan de serlo, como los militares son leales hasta que dejan de serlo. Protégenos Francisco I.

Iolaizola@hotmail.com

Regresar a LigicOnline

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: