Apología al delito y al golpe

Por: Iván Olaizola D’Alessandro

Hoy, más que nunca, se hace necesario mantenernos unidos ante los atropellos del castro comunismo.


Esta ha sido la característica de este gobierno desde sus propios inicios. El teniente coronel felón asumió el poder el 2 de febrero de 1999, pero no realizó el desfile militar tradicional ese día sino el 4 de febrero, fecha aniversario del fallido y cruento golpe de Estado que él comandó en contra de las instituciones y la democracia. Con ese acto nos anunciaba que esa sería una nueva fecha patria y rescataba así las bondades de aquel fallido acto de felonía. Pero no contento con ello, en ese mismo acto, y dirigiéndose a la para ese momento presidente de la Corte Suprema de Justicia, Dra. Sosa le dijo, palabras más palabras menos, que robar por hambre no era delito. Y allí se dio inicio a este disparate que lleva ya más de catorce años. Justo al mes de aquella “sugerencia presidencial” fue asesinado un amigo, el negro Azocar, subiendo de Maiquetía y cuando atraparon al delincuente este argumentó en su descarga que lo hacía porque tenía hijos y no tenía como alimentarlos. Mucha agua ha corrido debajo de los puentes desde aquel día y muchos cadáveres han ingresado a las morgues del país, muchas familias se han enlutado, muchos jóvenes se han marchado de esta vida antes de tiempo. Catorce años de desangrado bajo una impunidad total de parte de los organismos responsables de la seguridad del país. Sin miedo a equivocarnos podemos decir que esto obedece a una política de Estado, de este gobierno castro comunista.

 

Y ello ha marcado la actuación de todos los poderes, de todas las estructuras de la vida nacional. Se han creado grupos armados, círculos, colectivos, milicias, patotas motorizadas, cuya característica fundamental es la violencia. El uso de las armas para resolver conflictos. Y eso lo ha imitado el hampa común. Y los cuerpos de seguridad del Estado, responsables de parar esto, bien gracias. Se han creado muchos planes para combatir la inseguridad, pero solo en el papel, porque se mantiene la política de Estado de no hacer nada, más bien de auparlo. Para que el miedo cunda en todos. Y lo han logrado. Los fines de semana tenemos partes de guerra. En las cárceles la muerte ronda a diario. Y ¿quiénes meten las armas?. Difícil de saber, no? En los barrios y en las urbanizaciones y en todas las ciudades y pueblos de nuestra geografía hay toque de queda todas las noches. El secuestro exprés. El narcotráfico, la guerrilla. Y el discurso gubernamental totalmente ajeno a esto, más bien cada discurso de los personeros del gobierno y el partido oficial, incluido el propio jefe del Estado, es una pieza de apología al delito, un llamado a delinquir, una amenaza contra todos, un llamado a la violencia y al odio. Policía Nacional, Guardia Nacional Bolivariana, Guardia del Pueblo. Pero ellos son parte del problema y también los matan.

 

Recientemente, como consecuencia de las dolencias del teniente coronel que ha dejado al país en una ingobernabilidad total, más de la que teníamos antes que ya era para coger palco, de prácticamente no tener gobierno, al menos un gobierno ajustado a derecho, constitucional, estamos asistiendo a un torneo de ver quién de los herederos es más violento en su discurso, más violento en su actuación, más agresivo en su postura, más destilador de odio. Más Cuba y menos Venezuela. Más Fidel y menos Bolívar. Esta semana que acaba de concluir hemos presenciado nuevamente cómo se hace apología al golpe de Estado, con las celebraciones de otro 4 de febrero, con asistencia de miembros de todos los poderes del Estado y de las FAN, con lo cual se hace legal, se despenaliza, de alguna manera el dar golpes de Estado. Y en la AN se monta un torneo, un circo, un show, que le hace daño a la democracia, bueno si es que todavía queda algún vestigio de ella. Porque desde mi humilde punto de vista y ahora postura oficial de mi partido, según las propias declaraciones del Secretario General, el compañero Henry Ramos, en la reunión anual de la Internacional Socialista. Ni democracia ni socialismo, dijo. Y en ello lo acompañó el MAS y UNT. Esperemos que el próximo paso sea llamar a este gobierno por su verdadero nombre, un gobierno comunista, castro comunista. Forajido, apañador de delincuentes y delincuencia, amigo de gobiernos dictatoriales, violadores de derechos humanos, de grupos guerrilleros y de narcotraficantes. De gobierno al margen de la constitución y leyes de la república. Corrupto y violador de todos los derechos humanos, que no le da ningún valor o importancia a la vida y a la propiedad. Y se actúe en consecuencia. Todavía estamos a tiempo para no dejar perder el país. ¿Lo haremos? ¿lo intentaremos? O de nuevo el miedo nos paralizará? La dirigencia de la MUD, de los partidos, la sociedad civil, todos, tenemos la palabra. La actual constitución nos señala, nos grita, cuáles pueden ser los procedimientos y las vías.

 

Iolaizola@hotmail.com

 

Regresar a Logiconline

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: