Gloria al Manso Pueblo

Por: Iván Olaizola D’Alessandro

La quinta operación realizada al teniente coronel felón fue la de quitarle la verruga.

Nunca pensó don Vicente Salias que en algún momento de nuestra historia habría que hacerle algunos retoques a la letra del Himno Nacional. Y es que de aquel Gloria al Bravo Pueblo/ que el yugo lanzó, hemos pasado a un “gloria al manso pueblo/ que el yugo aceptó”. La compostura de nuestro pueblo en estos últimos, digamos diez años, ha sido un ejemplo de “pacifismo estoico” para el mundo entero. Hemos aceptado con franciscana postura todo lo que al actual mandatario (al de Cuba) se le ha ocurrido hacer con esta patria de libertadores. Comenzó por cambiar el nombre de la república y se dijo amén. Cambió el escudo y la bandera y de igual manera se aceptó sin chistar. Cambió la Constitución y se la hizo a la medida, modificó leyes a su antojo y la conformación de los poderes del Estado y amen. Cambió los nombres de avenidas, parques, autopistas, institutos y empresas del Estado, ministerios, gobernaciones, alcaldías y hasta la hora sin protesta alguna. De ciudadano presidente pasamos a comandante presidente. El idioma fue sometido a un cambio arbitrario con el uso de los géneros en forma abusiva. Se cambió la sindéresis característica de los jefes de Estado para dirigirse a sus gobernados por el uso de un lenguaje escatológico, amenazante e insultante. Arregló elecciones para perpetuarse en el poder. Acabó con los contratos colectivos y con la autonomía de los sindicatos. Las armas, otrora de uso exclusivo de los organismos de seguridad y defensa del país se las pasó a los colectivos y grupos adeptos a su gobierno. Cambió fechas patrias y hasta la propia historia. Estableció una democracia sui generis. Politizó y acabó con la FAN. Pero también acabó con el sistema universitario, con la infraestructura nacional, tumbó puentes, expropió, confiscó. Cerró televisoras y emisoras. Metió políticos a las cárceles y exculpó a criminales. Usó los recursos del Estado como hacienda propia. En fin que trastocó todo, incluido la vida normal del país y de sus habitantes. Y el pueblo, el de alpargatas, el de corbata y el de uniforme, tranquilos, calladitos. Cualquier protesta de este bravo, ahora manso pueblo, se hacía previo permiso y anuencia del gobierno, dejando bien claro que nada tenía que ver con “el comandante”, más aún que éste no tenía nada que ver con lo protestado, por tanto se le eximía de culpa alguna.

Recientemente la historia se ha hecho más patética. El paroxismo de la mansedumbre. Un país que entró en situación de facto. Se acepta sin aviso y sin protesto, cual letra de cambio, la continuidad de un gobierno que venció el 10 de enero. Un presidente sin jurar la constitución. Un vicepresidente del gobierno anterior. Un mandatario virtual, con firma electrónica, que nadie ve ni oye, dando órdenes y tomando decisiones. Se cambió la capital de la república. Se, eufemísticamente hablando, ajusta la moneda para bien del pueblo. Se incrementan los partes de guerra por la violencia diaria. La cesta básica por la estratósfera, por lo caro y porque no se ve. Y todo transcurre en calma. Pasó el día de La Candelaria, vino el carnaval. Renunció el Papa. Llegó el miércoles de ceniza. Regresamos a nuestras cotidianas actividades. Globovisión y runrunes. El Dr. Marquina. Y de terapia intensiva a suite y de suite a terapia intensiva. “A según dicen”. Ya llega. Ya no es “el avión, el avión” ahora viene en barco.

Mientras todo esto ocurría, y ocurre, en nuestro país, en el mundo entero otros pueblos, muchos pueblos, teóricamente menos bravos que el nuestro, al menos por la letra de sus himnos, irrumpían en contra de lo establecido. Derrocan dictaduras y gobiernos tiránicos y arbitrarios, mandado a sus cabecillas al degredo de la historia. Movimientos de muchos nombres y estaciones surgieron para reivindicar a los pueblos oprimidos. Pero nosotros, como pueblo, debemos sentirnos orgullosos, somos respetuosos de las leyes, de la democracia, somos como los pueblos de Cuba y de Corea del Norte. Orgullosos de nuestro máximo líder. Que Dios le de vida eterna.

Un amigo, a quien llamo cariñosamente Vitelio, porque no solo me corrige los errores idiomáticos de mis paraninfos sino que me los censura, en este caso para protegerme del G2, me acota: “Iván, es que nuestra patria agotó su semen. Parió a un Guaicaipuro, a un Gual y España, a un Miranda y Bello, a Bolívar y Sucre. A un Páez. A un J.V. González y un Pocaterra. A una generación del 28 y una del 58. Los últimos espermatozoides los echó el 11 de abril”. Sabio el amigo.

Iolaizola@hotmail.com

 

Regresar a LogicOnline

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: