La FANB es democrática y caprilistas

30/07/2012

Por: Iván Olaizola D’Alessandro

Por fin vimos al bolívar fuerte, pero con ese físico no levantaría ni polvo.

El teniente coronel felón, que funge como jefe de Estado y de todo, ha insistido en que la FAN, es revolucionaria, socialista y chavista. Lo ha dicho en muchas oportunidades, con su cara bien fresca, bueno bien gorda, lo grita fuera y dentro de los cuarteles, uniformado y de civil. Y los generales y almirantes, sobre todo aquellos que tienen cargos y cuentas importantes también lo repiten en clara e inteligible voz, sacando pecho y metiendo barriga. Metiendo en ese mismo saco a toda la formación militar que comandan. ¿Será ello verdad? ¿Será que todos los oficiales superiores, subalternos, técnicos, clases, soldados, músicos militares y cadetes son todos revolucionarios, socialista y chavistas? ¿También todos, lo que se dice todos, los generales y almirantes lo serán? De las milicias no nos ocupemos, como dijera Obama, no nos preocupan. Con relación a los primeros si surgen muchas dudas. Quienes conocen la conformación de esa importante institución de la república, que han sido miembros de ella y otros que aun lo son, definitivamente lo niegan. No puede ser.

Por lo general el pueblo siempre ha tendido a identificar a las FAN con el gobierno de turno, sobre todo si el jefe del Estado es militar. Así en su momento tuvimos un ejercito libertador, uno paecista, guzmancista, monaguista, gomecista, perezjimenista. No creo que se haya hablado de unas FAN adecas o copeyanas; es posible que se haya hablado de generales o almirantes adecos y copeyanos, pero hasta allí. También se ha dicho que las FAN son leales al gobierno hasta que dejan de serlo. Y la historia así nos lo ha demostrado. También habría que hacer excepción en los años de democracia, tiempo durante los cuales las FAN fueron lo institucionalistas, respetuosas de la constitución y leyes, no deliberantes, apolíticas y obedientes al poder civil. Solo unos pocos y en algún momento, miembros de ellas violaron el juramento hecho y osaron usar la armas encomendado en contra de gobiernos democráticos. Pero quedaban solos. Recordemos el 4F y el 27N, las dos últimas intentonas de golpe de Estado. Ambas fallidas y sin acompañamiento significativo, ni militar ni civil, aun cuando la historiografía oficial y el discurso presidencial traten de tergiversar los hechos. El 11A, en mi personal opinión, fue una multimillonaria masa de gente, civiles, de forma pacífica, sin armas, que solicitó la renuncia al presidente “la cual aceptó”. Que al otro día un grupito de civiles y militares, pusieron la torta. Vale recordar que tanto el 4F, el 27N y el 11A los cuarteles estuvieron en calma, los uniformados respetando su juramento. Solo unos pocos desadaptados hicieron lo contrario.

Por lo comentado mantengo que nuestra FAN, que ahora se apellida bolivariana, pero que siempre lo ha sido, no es ni revolucionaria, ni socialista, valga decir comunista, y mucho menos chavista. Ello sería negar su génesis, su historia, negarse ella misma. Le queda muy grande a un hombre pretender que las FAN de un país sean de su propiedad. Sobre todo nuestras FAN que nacieron al calor de la independencia, que regaron su sangre rompiendo cadenas de oprobio por todos los pueblos latinoamericanos. Ejércitos de libertadores. Como institución fueron, son y serán, respetuosas de los pueblos y sus leyes, aun cuando algunos de sus miembros no lo hayan sido. Profesionales bien formados, institucionalista, respetuosos de los poderes públicos. Todo los que han intentado subvertirlas, ponerlas a su servicio, prostituirlas, han sido execrados, envidos al pozo de los desperdicios históricos. Y así seguirá siendo. La FANB el 7-O defenderá la decisión del pueblo, esa que se expresará soberanamente, sin miedo, en las urnas, y aceptará al nuevo comandante en jefe, así sea flaco, y así se le ocurra tratar de impedirlo un orate cualquiera.

Iolaizola@hotmail.com

Regresar a LogicOnline

 


La bota del soldado o el zapato del civil

21/07/2012

Por: Iván Olaizola D’Alessandro

Venezolano siempre, comunista nunca.

Cuando escribo este paraninfo faltan exactamente ochenta días para las elecciones presidenciales. Ochenta días que se me antoja serán decisivos para la república. Por un lado vemos al candidato de la oposición democrática visitando todos los pueblos de la geografía nacional, llevando un mensaje de paz, de entendimiento, de inclusión, de respeto, en cada caserío, pueblo y ciudad, en cada barrio, cerro y urbanización. Oyendo a la gente y haciendo propuestas para resolver los principales e ingentes problemas que aquejan a nuestra gente. Problemas que si bien es cierto algunos son de vieja data, la mayoría son nuevos o profundizados en estos largos años de la tal “revolución socialista”. Apostando al futuro. Montando a todos, sin exclusión, en el autobús del progreso. Señalando que hay un camino. El otro candidato, el del planteamiento socialista, comunista pues, el que va para catorce años desgobernando el país, destruyendo todo, haciendo promesas que jamás cumplirá, gobierno de primeras piedras y de vallas publicitarias, de cadenas interminables, montado en su carroza, al mejor estilo carnestolendas, con su proverbial verbo insultador, grosero, amenazante, destilando odio, dividiendo aun más el país. Haciendo un uso abusivo de los recursos del Estado. Engañando a todos nuevamente. Presionando a todos los poderes públicos para que se monten en su carromato. Exigiendo incondicionalidad al CNE. Obligando a la FAN a ponerse a su servicio. Culpando a todos de sus propios errores. Auto exculpándose de todas sus torpezas y de su incapacidad para gobernar. No importa ministros, gobernadores o alcaldes. “Sólo importo yo. El Jefe de la revolución socialista del siglo XXI, el comandante en jefe, el jefe del Estado, el presidente del partido. El supremo. Yo soy el pueblo”.

Así irán pasando estas once semanas. La tensión ira subiendo. Más abusos y amenazas del candidato del gobierno y de su gobierno. Pero también cada día se irán aclararán las cosas. Se definirá el panorama. Los que quieren un país alegre, lleno de vida, de futuro, de inclusión. Con una educación de calidad. De buenos servicios públicos. De hospitales con médicos, enfermeras y medicinas. De carreteras sin huecos. De arcoíris de amistades. Sin partes de guerra mortuorios de fin de semana. Sin escasez de alimentos. Con trabajos estables y de calidad. Con unos poderes públicos independientes y autónomos. Con unas FAN institucionalistas. Con un presidente que se respete y respete, que trabaje y que hable poco. Sin cadenas. Todos ellos, de seguro, se inclinarán por el candidato de la unidad democrática. El flaco. El joven que tiene en su haber una experiencia exitosa como parlamentario, alcalde y gobernador. Invicto electoralmente. Todos ellos sufragarán el 7 de octubre con la esperanza puesta en el futuro. En una Venezuela mejor. En una Venezuela que se adentre en el siglo XXI. Los que quieran todo lo contario, los que quieran seguir retrocediendo, yendo al pasado, los que quieran seguir siendo gobernados por un militar golpista, destructor de todo, desuniendo la familia venezolana, llevándonos a la Cuba fidelista, al comunismo obsoleto y fracasado, sufragarán por el líder del proceso. Pero seguro estamos que serán los menos, los muchos menos. Día a día, hay más venezolanos que se están auto operando de cataratas. Que dejan de creer en pajaritos preñados. Que ya el histrionismo del teniente coronel felón no los engaña. Que reciben las dádivas y sobras pero voltean a otro lado. Que la farsa del cristo entre sus manos no los conmueve. Día a día se acaban los bobos, los insulsos. No más soldado. No más cantante desafinado. Se destiñe el rojo.

lolaizola@hotmail.com

Regresar a LogicOnline

 


El candidato comunista-vs-el candidato demócrata

14/07/2012

Por: Iván Olaizola D’Alessandro

Será que vamos a esperar que nos pongan chips hasta en el cuerpo.

Pido excusas a mis asiduos lectores si les parezco terco con el tema. Es posible que sea un obcecado con lo de que el teniente coronel felón es comunista. Pero es que no solo el comandante de allá protector del comandante de acá, dijo en clara e inteligible voz ante una pregunta de una periodista del “canal de todos los venezolanos” que “el socialismo del siglo XXI es comunismo”, sino que todas las acciones, actos, decisiones, leyes y normas de este gobierno son inspiradas en lo que se hacia en la URSS, en los países de la Europa del Este y más específicamente en Cuba. El discurso del jefe del proceso y de los altos personeros del gobierno es un discurso comunista. Si se revisa el currículo político de la mayoría de los integrantes del gobierno, a todos los niveles, encontraremos que son comunistas. Adán es comunista. Adán concientizó a su hermano. Elías y Ali son comunistas. Y además de comunistas la mayoría fueron guerrilleros. Las amistades del gobierno son fundamentalmente comunistas. Los del Foro de Sao Paulo, recientemente reunidos aquí y que nos costó una boloña de plata, son comunistas. Las comunas son comunismo. Las milicias son grupos armados paramilitares al mejor estilo comunista. Los colectivos armados son comunistas. El acoso a la propiedad privada es una táctica comunista, al igual que las invasiones y expropiaciones. La negativa de firmar contratos colectivos, acabar con los sindicatos y gremios eso es comunismo. Quitarle la autonomía a las universidades es comunismo. Intentar acabar con la educación privada es comunismo. Atacar a los bancos, industrias y comercios privados eso es comunismo. Tratar de controlar todos los centros de acopio de alimentos es una vía comunista para controlar todo. El exacerbado culto a la personalidad es comunismo. Obligar a todos los empleados públicos a asistir a marchas y concentraciones y adorar al líder eso es comunismo. La ideologización de la FAN se esta haciendo al mejor estilo comunista. Los recientes desfiles militares se hacen exactamente como se hacían en la URSS y se hacen en Cuba y en Corea del Norte. La propaganda en todas las instituciones públicas, los retratos de líder máximo, es purito comunismo. Los ataques a la iglesia, el daño a imágenes religiosas, a curas, eso es comunismo. Poner chips en los vehículos es control al mejor estilo cubano. La hegemonía comunicacional eso es tratar de controlar a la población, y eso es comunismo. Un solo partido es comunismo. Un solo líder es comunismo. Un líder eterno es comunismo.


Por todo lo anterior y mucho más, sigo sin entender por qué no se le dice esta verdad clarita al pueblo. Hay que decirle que lo que vamos a escoger el 7 de octubre es entre el comunismo más arcaico, obsoleto, criminal, destructor de la personalidad de los pueblos, de la individualidad del ciudadano y la negación de sus derechos y la democracia. La primera la representa el militar comunista, entrenado por los hermanos Castro, en la Cuba del “mar de la felicidad”, amigo íntimo de cuanto tirano existe y la otra la representa el candidato de la oposición democrática venezolana. El 7 de octubre, dependiendo del resultado, puede ser el último acto democrático, el último domingo de votaciones. Y esto hay que decirlo, hay que gritarlo, sin miedo. En el camino del país, el 7 de octubre, encontraremos una “Y”, a un lado estará el camino hacia la oscuridad comunista y en el otro lado el camino de la claridad de la democracia. Tremenda decisión a tomar. Insisto, creo que nuestra dirigencia debe decirle eso a los votantes. El 8 de octubre es un punto de quiebre de la historia venezolana. Así de simple.


Iolaizola@hotmail.com

 

Regresar a LogicOnline

 


PARA QUÉ UNA CONSTITUCIÓN

02/07/2012
Por: Iván Olaizola D’Alessandro

Mcire no soy chavista pero si venezolano y mucho más que usted. No he conspirado, por mi culpa no ha muerto nadie, no he defraudado a nadie, no he engañado a nadie, no he propiciado la violencia ni el odio. No he destruido el país. ¿Puede usted decir lo mismo?

Una aceptable definición de Constitución podría ser: “La constitución es la ley fundamental, escrita o no, de un Estado soberano, establecida o aceptada como guía para su gobernación. La constitución fija los límites y define las relaciones entre los poderes legislativo, ejecutivo y judicial del Estado, estableciendo así las bases para su gobierno. También garantiza al pueblo determinados derechos”. La mayoría de los países tienen una constitución escrita. Las constituciones pueden ser del tipo blindada, que no permiten enmiendas, las que establecen una clara separación de poderes, o si proponen un Estado unitario o federado. Las constituciones escritas pareciese que están históricamente asociadas al liberalismo político. Las constituciones más elaboradas, “las mejores del mundo”, son normalmente la de los Estados totalitarios que también normalmente no le paran a la letra de la misma. Las aceptan pero no las acatan. Citemos algunos ejemplos. Desarrollados, es decir potencias: La Gran Bretaña, que no tiene código constitucional sino un conjunto pluriforme de normas legales, costumbres y usos no codificables; y los Estados Unidos de Norteamérica, es decir otro Imperio, que ha tenido una sola constitución, que data de 1787, con unas 26 enmiendas. Del lado opuesto, subdesarrollados, podemos revisar la historia de las constituciones en algunos países latinoamericanos. En esos países encontramos que son instrumentos legales de muy corta duración y definitivamente de muy poca utilidad. Se nos antoja usar la expresión matemática de que el número de constituciones es inversamente proporcional al desarrollo de los países. Para el “matemático comandante” que multiplica 5×3=18, le aclaramos que eso significa que mientras más constituciones menos desarrollo. Solo dos ejemplos: Nuestro país con 25 constituciones, comenzando de 1830 y Bolivia 23. La constitución que más ha durado en Venezuela es la de 1961, la “moribunda”.

Creo que en todas las constituciones escritas hay un artículo que reza: “Esta Constitución no perderá su vigencia ni dejará de observarse por actos de fuerza o fuera derogada por cualquier otro medio distinto del que ella dispone”. ¿Y qué es lo primero que hacen los que dan un golpe de Estado? Derogan la constitución. ¿Y qué hizo el “comandante en jefe” apenas se montó en el coroto, democráticamente? La cambió por un medio distinto al que ella establecía. Y no pasó nada. Y se redactó la mejor constitución del mundo. Y la violó al nacer. Y la sigue violando y la seguirá violando. ¿Entonces para qué sirve una constitución en nuestro país? Además de para violarla, para hacer con ella lo que se le viene en ganas al militar felón comunista o para suplantar el papel higiénico, sirve para absolutamente para nada. Unos botones de ejemplo: el artículo 328 dice una cosa y el “comandante en jefe” dice otra: las FANB son chavistas; el artículo 6 dice una cosa y el teniente coronel se relige de por vida; el artículo 32 dice una cosa y el felón dice que para ser venezolano hay que ser chavista; el artículo 256 dice una cosa y los jueces dicen “Uh, Ah, Chávez no se va”; Y paremos de contar. Pero a partir del 7-o todos los ciudadanos, venezolanos de verdad, no chavistas, que somos la inmensa mayoría, honraremos el 333 y restableceremos la efectiva vigencia de la constitución.

Iolaizola@hotmail.com

Regresar a LogicOnline

 


A %d blogueros les gusta esto: