O es comunismo o me dan mi sombrero y mi bastón

Por: Iván Olaizola D’Alessandro

Este domingo, una marea humana, de forma voluntaria, a inscribir al candidato de la democracia venezolana. Y el 7-O a sellar la victoria.

Hablemos claro, digámosle al pueblo la verdad clarita. Cuando el teniente coronel felón dice que va a acabar con el capitalismo es porque lo quiere remplazar por el socialismo del siglo XXI, eso lo dice él, no yo. Y el socialismo del siglo XXI es comunismo, no lo digo yo, lo dijo Fidel Castro. Y es así. El jefe del proceso se ha cansado de decirnos que él sigue a Marx, a Fidel, añora la URSS, esta rodeado de comunistas. Y como dice el viejo y sabio dicho si tiene rabo de cochino, oreja de cochino y trompa de cochino, definitivamente es un cochino. Por eso no entiendo cual puede ser la razón de que la mayoría de los dirigentes políticos, analistas, opinadores y escribidores, el comando de campaña y hasta el propio candidato no le dicen al pueblo que lo que quiere el teniente coronel imponer en el país, como sistema político, económico, social, cultural, es precisamente el sistema comunista, llámesele como se le llame, de cualquier manera, con cualquier eufemismo, pero es comunismo, y comunismo a la cubana. Esto lo he planteado desde hace ya muchos años, en esta columna, en reuniones partiditas, en foros políticos, y nadie me ha podido dar una buena razón de porqué no conviene hacer este señalamiento, esta acusación. Hasta donde sé este país, su pueblo, no quiere nada con el comunismo, todos los procesos electorales realizados en Venezuela, desde que se tiene memoria, cuando han participado los comunistas o grupos de izquierda, radicales o no, jamás han logrado acercarse a un5%. Hasta lo de socialismo del siglo XXI, cuando se le ha preguntado al pueblo, aun con el portaviones de Chávez, ha fracasado. Pero nos lo están metiendo de contrabando. Engañando al pueblo. Y la dirigencia política no se atreve a denunciarlo.


Para muestra de hacia donde nos llevan, estas perlas: Expropiaciones de fincas, de fábricas, de viviendas. Comunas. Estatuas de guerrilleros. Imágenes del Che. Planificación centralizada. Destrucción del aparato productivo. Hegemonía comunicacional. Partido único. Gobierno y partido una sola cosa. Un solo líder con todos los poderes y culto a la personalidad. Un solo poder. Un solo color. La FAN al servicio del partido. Las milicias del partido. Regulación de todas las actividades ciudadanas. Se come lo que el gobierno dice que se coma. El teatro y el cine que se hace es lo que permite el gobierno. Se pretende que se estudie lo que al gobierno le conviene. El lavado de cerebro es diario. Desde el prescolar se comienza el adoctrinamiento. La educación privada con sus barbas en remojo. Se marcha. Se desfila. Todo se militariza. No hay ciudadano presidente, hay mi comandante en jefe. Se ataca a la iglesia y a sus prelados. Ahora se destrozan las imágenes sagradas. El anti imperialismo se hace militante. No se permite la disidencia. Se ataca violentamente al adversario. La propiedad privada en pico de zamuro. Ser rico es malo. Pobres contra los ricos, negros contra blancos. Las cosas son de quien las necesita. El trabajo es malo. Y mil ejemplos más. Solo faltan los tribunales populares y los fusilamientos. Los curas y monjas guindando de un poste. Engaño ideológico, propaganda. Al gobierno no le interesa ni la inflación, ni la inseguridad, ni los huecos de las calles, ni la falta de energía eléctrica, ni los problemas de la educación y de la salud no, solo le interesa la ideología, implantar un régimen comunista. Unos simples slogans de campaña: “Comunismo No, Democracia Si”. “Contra el comunismo vota por Capriles”. “El 7 tú decides: comunismo o democracia”. Será que estoy equivocado.


Iolaizola@hotmail.com

Regresar a LogicOnline

 

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: