Presinauta

Por: Iván Olaizola D’Alessandro

Diosdado mosca, parece que el tapao es Er Conde.


No podíamos quedarnos atrás, por más empeño de regresar al siglo XIX, el socialismo del siglo XXI tuvo que montarse en el autobús del desarrollo tecnológico. Y el desarrollo llegó a Miraflores. Nuestro “amado y nunca bien ponderado” jefe de Estado y de gobierno, “caudillo por la gracia de Fidel”, al igual que sus pares en el mundo, tiene su twitter, pero también su página web, sus líneas de Chávez y tiempo ha su Aló Presidente. Claro que además de esa vía los jefes de Estado acostumbran reunirse con sus ministros y demás funcionarios de lo que se denomina alto gobierno. La diferencia es que desde hace ya un tiempo nuestro primer y único mandatario solo usa el pajarito para gobernar. Y esto se ha acentuado desde que él dijo que tenía algunas dolencias, que luego llamó tumores y que finalmente le dio un nombre bastante desagradable. “Tengo un cáncer”, dijo y lloró. Pero como todas las cosas de un caudillo de la talla del nuestro, no es cualquier cáncer, es uno muy especial, que nadie sabe cómo es, de qué tipo, donde se aloja, si esta regado o no. Sin parte médico alguno. Claro que algunos médicos metidos a opinadores de oficio y otros verdaderos opinadores se han dado a la tarea de elucubrar sobre el cáncer presidencial. Como es de suponer la confusión es grande, no solo sobre lo de la enfermedad sino también sobre las órdenes y decisiones presidenciales, ya que a veces el twitter no funciona, o se cae la red, o se va la electricidad. Es decir se anda por la libre, cada quien hace lo que le conviene y como los colaboradores de este gobierno no son muy dados a tomar decisiones, a resolver cosas, o sea a trabajar, nadie hace nada. El país esta parado, bueno más bien acostado. Nada funciona. Todo se deteriora. Hasta las cadenas, que era algo que funcionaba muy bien, religiosamente, ahora brillan por su ausencia y las pocas que se hacen son cortas, o mejor menos largas y, “a según dicen”, pregrabadas, para evitar cualquier toma indiscreta.


Y así pasan los días y yo, es decir él, pensando, pensando y el otro, es decir el candidato de la Venezuela democrática, caminado, casa por casa. El virtual compra encuestas, promete promesas viejas, inaugura maquetas, re-miente, re-engaña, dibuja un país de las maravillas, y amenaza, y se burla y recita y canta. Y luego se retira a sus sesiones de curas médicas, pagadas por su compañía de seguros “La PDVSA S.A.”. Pero también recibe tratamiento “babalauco”, “santérico”, “chamánico” y cadenas de oración de sus idolatradores incluidos sacrificios de perros y gallos patarucos. Pero dicen que hay otros seguidores que le hacen la contra, no sé, eso he oído, hasta un afiche salió por allí. Pero se acerca el gran día. El día de la inscripción de la candidatura, porque vienen unas elecciones y no puede ser posible que yo, es decir él, no esté presente en ese magno evento. Yo, es decir él, soy un “homos elecionarum”. Aja, pero cómo llego al CNE. En ese organismo, no están cumpliendo con la Ley para las Personas con Discapacidad. Problema para la sala situacional cubana. Fácil, si yo no puedo ir a la montaña, ella viene a mí. Pero y si no viene. También fácil, la virtualidad. Vía @chavezcadanga: “Yo, el supremo, el eterno, quiero seguir mandando, por lo tanto exijo inscriban mi nombre para el 7-O y de una vez tengan los resultados listos. 10 millones. Firma “la rabo’ecochino” y en rojo. Una recomendación final: con todo respeto, más bien prepare sus macundales para su despedida o su viaje. Usted decide.


Iolaizola@hotmail.com

Regresar a logicOnline

 

 

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: