Debate sobre el debate

Por: Iván Olaizola D’Alessandro 

El problema no es la naturaleza, es la desidia e incapacidad de un gobierno comunista.

Hace ya tiempo que no teníamos debates políticos en nuestro país. Uno que recuerdo fue entre Lusinchi y Caldera, otro entre Chávez y Fermín y el más singular entre un “candidato” y una gallina. Pero realmente no ha sido una costumbre de la política venezolana. A los candidatos a cargos públicos por elección pareciese que no les gusta debatir. Siempre tienen alguna excusa para no hacerlo. Se prefiere el monólogo a la confrontación. Pero la Mesa de la Unidad Democrática le pareció buena idea aceptar debates entre sus candidatos propuestos, el primero por un grupo de estudiantes y el segundo por una televisora. Esto ha traído los más disímiles comentarios de sesudos y no tan sesudos analistas y opinadores. A favor y en contra. Aquí va el mío.

De acuerdo con alguna definición “debate es un acto de comunicación que consiste en la discusión de un tema polémico entre dos o más personas, tiene un carácter argumentativo,está dirigido generalmente por una persona que asume el rol de moderador para que de este modo todos los participantes en el debate tengan garantizada la formulación de su opinión y aunque no se trata de una disputa que busca un ganador, sino más bien de poder conocer las distintas posturas sobre un determinado tema, normalmente, siempre se habla de quien lo ha ganado. En tanto, esto último se medirá por quien mejor sostenga una idea, más que por el que tenga la razón”. De acuerdo con esto el debate propuesto entre los candidatos de la MUD y la forma como se han desarrollado no se le puede considerar estrictamente hablando de un debate, ya que “la discusión de un tema polémico”, parte esencial del debate, no apareció. Por ello me inclinaría a llamarlo conversación, definida esta como “un diálogo entre dos o más personas, estableciendo una comunicación, en la cual los interlocutores contribuyen a la construcción de un texto o idea”. Tanto en el de la UCAB como en el de VV el formato fue similar. En el primero preguntaron estudiantes, con candidato previo escogido, en el segundo fueron periodistas con una selección aleatoria pero no repetitiva. Los candidatos en el primer “conversatorio” me parecieron que estaban un tanto nerviosos, y era lógico, en la mayoría de las veces no respondieron a las preguntas que les formularon. Más bien se dedicaron a decir lo que querían decir. En el de VV, aunque se les vio más aplomo y seguridad, igual no se preocuparon de dar respuestas. En ambos mucho respeto por los otros, mucha camaradería, mucha unidad. Ganador o ganadores, no me atrevería a decirlo, en general estuvieron un tanto bien en algunos casos un tanto flojos en otros. El tiempo de campaña les irá dando fortalezas. Los que tienen real chance son jóvenes.

Ahora bien, ¿se lograron los objetivos? Pienso que sí. El país pudo ver a unos actores diferentes al teniente coronel felón, expresando por televisión, lástima que no en cadena, sus ideas sobre problemas importantes. Cierto que no plantearon soluciones a los mismos, pero en un minuto ello es un tanto difícil. El candidato enfermo tiene, según algunos, como 360 días continuos hablando por TV y a la fecha no nos ha podido decir cómo va a resolver los problemas acumulados ya en 13 años. Para otros analistas ha habido muchas fallas, que ha debido ser así, que asa, etc. Otros que si los dueños de VV les pusieron una trampa y que ingenuamente cayeron en ella. Respeto esas opiniones pero creo que el radicalismo nos ha invadido. Pienso que algunos hubiesen querido ver dentelladas, patadas, codazos. Lenguaje escatológico al mejor estilo de la hojilla o Miraflores. Insisto en que lo importante de estas dos presentaciones públicas de los candidatos de la MUD es que el país en alguna media los está conociendo. Qué piensan, cómo hablan, cómo gesticulan, etc. El aspecto de candidatos respetuosos del otro, de unidad, de sindéresis, de tolerancia.

Pero es que hay que tener presente que son 6 amigos candidatos de una misma propuesta, con sutiles matices. Y es que no puede ser de otra manera. Los equipos técnicos de la MUD, conformados por representantes de estos candidatos e independientes, están elaborando el programa de gobierno del candidato que emerja el 12F. Y ese será el programa a ofertarle al país y luego a cumplir. Y ese candidato, luego presidente, será el jefe de un gobierno de concertación, de unidad, de inclusión, de alianza nacional. Sé que es algo un tanto inédito en esta sociedad que se ha polarizado, radicalizado, al punto que “hijo de puta” ha dejado ser expresión ofensiva. El debate es el que se va a dar a partir del 12F frente al candidato del régimen castro-comunista, el convaleciente o al que él escoja, si es que acepta debatir, porque precisamente esa no ha sido su característica. Llevamos ya casi 2 y medio períodos presidenciales de los anteriores en un monólogo. Un militar hablando, dando órdenes, unas focas aplaudiendo y un país derrumbándose. Jalemos todos en la misma dirección. El candidato es uno solo, el de la unidad, el que salga el 12F. Y ese será el mejor.

Iolaizola@hotmail.com

 

Regresar a LogicOnline

 
 

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: