Vergüenza nacional

Por: Iván Olaizola D’Alessandro

¡Un diablo comulgando! Virgen María purísima.

Jamás pensé que viviría en mi país, a estas alturas del siglo y con la ya larga tradición democrática, un espectáculo tan deprimente y vergonzoso como el visto en la cadena nacional del gobierno el pasado lunes 11. No es que esto sea realmente nuevo, pues ya tenemos varios años observando actos parecidos, muy típicos de gobiernos militaristas, totalitarios con un caudillo como jefe supremo pero se me ocurre pensar que lo del pasado lunes es ya el colmo. Ya habíamos presenciado el carnestolendo y mecateril espectáculo del 5 de julio. También hemos visto altos funcionarios, de todos los poderes e instituciones gubernamentales, que se mecen sin rubor alguno, que lloran cuando el comandante les soba la espalda y les da una lisonja y se les sale la baba de admiración, o más bien de adulación, hacia el supremo. Igual hemos visto a jóvenes universitarios, disque líderes estudiantiles, profesores, intelectuales, empresarios y dirigentes sindicales, los muy pocos que están con el proceso por cierto, en poses casi histéricas ante la presencia del comandante en jefe. Pero insisto, lo del pasado lunes rayó en lo grotesco, en lo inverosímil, en el servilismo ramplón, en la más vergonzante actitud de adular a un mandatario. Situación que supongo, si él siente respeto por sí mismo, ha debido de haberse molestado cuando lo vio.

Usar los recursos del Estado, y de particulares, y quitarle ese tiempo a todo al país, para pasar un video de media hora para mostrar al jefe supremo con sus padres, con sus hermanos, hijos, nietos y demás familiares, en poses, actitudes y situaciones que iban más allá de lo que en cualquier país civilizado se puede permitir a que se exponga públicamente a un jefe de Estado, es como demasiado irrespeto al país. ¿Con quién compararlo? No creo que en la historia patria haya punto de comparación. No creo que a El Libertador se le haya hecho semejante adulancia y menos que él lo hubiese aceptado. Ni Guzmán, ni Castro, ni Gómez, ni Pérez Jiménez. Tampoco que con Fidel creo se haya llegado a tanto. Y ni pensarlo en los mandatarios civiles de la época democrática. A lo mejor con algún reyezuelo de pacotilla de algún país del cuarto mundo. Yo que él, boto al creador de semejante bodrio, incluido el locutor y los directivos de los medios de comunicación del gobierno y al propio ministro del ramo. Si pensaron que se la comieron con ese video propagandístico, se equivocaron. Lo que hicieron fue poner la gran plasta como gusta decir al propio homenajeado, que más bien que homenaje fue un insulto, una burla, ridiculizarlo, una falta de respeto hacia su persona, hacia su familia y hacia el país todo. ¿Y cuándo comenzarán a construir las estatuas?. Menos mal que falta poco para que esto no suceda nunca jamás.

Iolaizola@hotmail.com

Regresar a LogicOnline

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: