De Fernando VII a Fidel

Por: Iván Olaizola D’Alessandro

Lo mejor del desfile: las plantas eléctricas.
Y llegamos a las celebraciones de los doscientos años de la firma del Acta de nuestra Independencia. El Bicentenario pues. El 5 de julio de 1811, el Congreso que se había instalado el 2 de marzo de ese mismo año y a más de un año de la Declaración de Independencia proclamaba, casi unánimemente: “En el nombre de Dios Todopoderoso, Nosotros, aquí los representantes de las Provincias Unidas de Caracas, Cumaná, Barinas, Margarita, Barcelona, Mérida y Trujillo, que forman la Confederación Americana de Venezuela en el continente meridional, reunidos en Congreso,.….. Nosotros, pues, a nombre y con la voluntad y autoridad que tenemos del virtuoso pueblo de Venezuela, declaramos solemnemente al mundo que sus Provincias Unidas son, y deben ser desde hoy, de hecho y de derecho, Estados libres, soberanos e independientes y que están absueltos de toda sumisión y dependencia de la Corona de España o de los que se dicen o dijeren sus apoderados o representantes, y que como tal Estado libre e independiente tiene un pleno poder para darse la forma de gobierno que sea conforme a la voluntad general de sus pueblos, declarar la guerra, hacer la paz, formar alianzas, arreglar tratados de comercio, límite y navegación, hacer y ejecutar todos los demás actos que hacen y ejecutan las naciones libres e independientes….” 42 patriotas rubricaban con su firma esta histórica acta. Y allí mismo comenzó la cruenta guerra de independencia. Hasta que el 24 de junio de 1821, en el campo de Carabobo, se logró la total independencia y en Valencia, en 1830, nació Venezuela. A partir de allí hemos tenido éxitos y fracasos, gobiernos malos, menos malos y hasta buenos. Varias repúblicas. Pero todos gobiernos autónomos e independientes de cualquier gobierno extranjero. Así los neo historiadores y seudo revolucionarios se empeñen en alterar la historia patria.

Pero llegó 1999 y, quién lo iba a decir, un teniente coronel, formado en el Ejército Libertador, rompió el acta, se la metió en el bolsillo de atrás y nos hizo dependientes de la “Isla del ensueño”, “del mar de la felicidad”, la de Fidel y Raúl. Ciento ochenta y ocho años atrás habíamos roto con un imperio de verdad, para ahora ser súbditos de un imperio de pacotilla. Del primero habíamos obtenido su cultura, su lengua, su religión. De éste último hemos venido logrando su miseria, su totalitarismo, su doctrina obsoleta, su culto a la personalidad, su negación a los derechos fundamentales. El primero de alguna manera nos pagaba para dominarnos, al segundo le debemos pagar para que nos subyugue. De “Viva el Rey” a “Patria socialista o muerte”. Aquellos nos llevaron el oro y la plata, estos nos llevan el oro negro y los billetes verdes. Del “joder hombre” al “oye tú”.

Pero había que celebrar. El jefe supremo no llegó de Cádiz sino de La Habana. Enfermo, medio enfermo o con certificado de salud chimbo, hizo que se le solicitara permiso para iniciar el desfile cívico-militar, vía virtual. Como virtual son todos los logros de este gobierno. Y de nuevo la violación a la ya prostituida Constitución. Un general socialista, dio una arenga revolucionaria, partidista, rindiendo culto al líder supremo, dio lista y parte y solicitó permiso para dar inicio a éste, su desfile. Un desfile para una sola parte del país. Todo rojo. Sólo la diputado María Corina Machado tuvo las enaguas bien puestas y se atrevió a romper la exclusividad. Le salió su botellazo y al comandante que caballerosamente la acompañó. En nombre de Fidel y del mío propio que se inicie el show carnestolendo. Tengo entendido que en el país solo pueden desfilar con bayoneta calada los soldados de la Legión Británica, porque acompañaron al Libertador en su gesta libertaria. Vi soldados de países que nada tuvieron que ver con nuestra independencia desfilando con bayoneta calada. Por cierto ¿qué hacían en ese desfile los soldados cubanos? No recuerda Machurucuto general comandante del desfile. Que tremenda arrechera han debido coger Peñalver, Mendoza, López Méndez, Roscio, Ustáriz, Paul, Miranda, El Marqués del Toro, Yanes, Unda, Isnardi y no se diga el propio Bolívar. Esa espada que caminó por América Latina libertando pueblos ahora, en otras manos, lo hace tratando de subyugarlos.

En el 2012, a pesar de todo lo que digan el general Rangel Silva, el hermano Adán y el propio teniente coronel, firmaremos una nueva acta de independencia. Ni Fernando VII ni Fidel.

Iolaizola@hotmail.com

Regresar a LogicOnline

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: