Déjenlo trabajar

Por: Iván Olaizola D’Alessandro

Van dos huelguistas de hambre fallecidos y no pasa nada. ¿Será que somos el país más insensible del planeta?

Indiferentemente de lo cínica que pueda resultar la solicitud que hacen los aduladores del teniente coronel a los venezolanos, en especial a los de la oposición democrática, de que lo dejen trabajar, si creo que valdría la pena hacer algunas consideraciones para ver si en definitiva y después de tantos años en el poder se pone a ejercer el cargo para el cual unos venezolanos lo han elegido en tres oportunidades. No es un secreto para nadie que gobernar, lo que se llama gobernar, en estos doce años no se ha visto nada en lo absoluto. Se manda, tipo cuartel, manu militari, pero hasta allí. Y es que realmente las otras tareas, aquellas que nada o muy poco tienen que ver con el cargo, le llevan todo el tiempo. Veamos algunos ejemplos.

Desde que llegó al poder se empeñó en transformarlo todo. Cambiarle de nombre a todo. Hacer elecciones para todo. Crear círculos y misiones de todo tipo. Insultar y pelear con tutili mundi. Viajar por todo el mundo. Asistir a cuanta reunión fuese convocada por los grupos más disímiles. Invitar para reuniones en el país, para cualquier tema, en especial para hablar mal del Imperio y del capitalismo. Recibir a cuanto pedidor de favores, sobre todo en efectivo, a los más zurdos ideológicamente hablando. Y hablar en cadena nacional. Pues bien todas esta actividades que como apuntábamos arriba tienen muy poco que ver con las tareas de un primer magistrado nacional, no le han permitido trabajar en lo que el país realmente le demanda.

Pero también hay que considerar otras actividades que le ocupan mucho tiempo y que realmente no son su culpa, o si serán su culpa? La incapacidad de sus ministros que no mueven una paja si él no les da una orden, o será que él no se los permite. Y las cadenas. El fastidio permanente de los miembros de la FARC solicitándole consejos para ver cómo hacen para derrocar el gobierno del hermano país. Y las visitas a los cuarteles. El tiempo que le quita Fidel, entre gravead y gravedad, para decirle cómo es que se deben hacer las cosas para estar más de medio siglo mandando. Y las llamadas a la hojilla. Las consultas que le hacen de algunos países del medio oriente para que los medio oriente, en especial los hermanos Gaddafi y Ahmadineyad. Y las llamadas a Dando y Dando. Las consultas sobre estrategia militar de ETA y otros grupos de derechos humanos. Y las cadenas. El tiempo que le quitan los presidentes de los otros poderes públicos solicitándole cómo se deben hacer la cosas en revolución. Y las gripes. La atención a las llamadas de Evo, para explicarle cómo debe masticar la hoja de coca, para que no parezca lumpia. Y la falta de litio. La distracción que le ocasiona Cristina, sobre todo después que el esposo pasó a mejor vida. Y la tomadera de café. El tiempo que le quita mover tanques a la frontera para ayudar a Correíta y sus pleitos fronterizos. Y las cadenas. Las lecturas de libros modernos como El Capital y el Manifiesto Comunista y los apuntes sobre historia patria que le suministra el general Pérez Arcay. Y la preparación de la invasión al Imperio. La revisión personal de los restos del Libertador y el traslado de restos de indios al Panteón. Y los cambios de la directiva del PSUV y el enroque de ministros y demás funcionarios públicos, al menos una vez al mes. Y la atención al gallito. Resolver el problema de Honduras y darle un cargo a Zelaya. Y otra cadena. Atender las solicitudes de Orteguita para pagarles a sus empleados públicos. Y ponerse el uniforme de general norcoreano. Buscar un hacker para tratar de meterle un virus a las computadoras de Reyes. Y el dictado de una clase magistral sobre cómo el capitalismo acabo con la vida en Marte. Y una nueva cadenita para decirle “jaguar yu Fidel”. Y el maletín de Antonini, los dólares de los jubilados de PDVSA y ahora el amigo Mackled. Con tantas cosas al teniente coronel no lo dejan trabajar, por eso Jaua ha declarado públicamente “El Presidente está de reposo, pero está como un dinamo nuevo, mandando más”. Pero ni de vaina gobernando. Es que no lo dejamos.

Iolaizola@hotmail.com

Regresar a LogicOnline

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: