Telaraña

20110325-083245.jpg

Por: Iván Olaizola D’Alessandro

Un grupo importante de nuestros jóvenes universitarios y algunos profesores y empleados, tuvieron que llegar a una medida extrema ante la indolencia del Ejecutivo Nacional con las Universidades. Se declararon en huelga de hambre. Llevan un mes ayunando. Reclaman que el presupuesto universitario es el mismo desde 2007. Ha sido reconducido año tras año. En ese mismo período la inflación acumulada está por el orden del 120% y la moneda se ha devaluado 2 veces. La infraestructura universitaria se deteriora, talleres y laboratorios en ruina, bibliotecas vacías, comedores prácticamente cerrados, transporte chatarra, becas estudiantiles miserables, las profesorales no existen, cero investigación y extensión. Aumenta el número de estudiantes que ingresan a esas casas de estudio. La consecuencia que la calidad se deteriora. Hay éxodo de docentes.

Como nuestros sueldos no son un secreto de Estado, podemos mostrar lo que ganamos. Antes, en la era democrática, nuestros sueldos eran equivalentes a los de los militares. Un Profesor Titular a dedicación exclusiva ganaba lo mismo que un General de División. Ahora cambió radicalmente. Los sueldos vigentes de las diferentes categorías a tiempo completo, que es la categoría comparable y mayoritaria, son: Instructor Bs. 1912; Asistente 2209; Agregado 2552; Asociado 2972 y Titular 3461. En todo caso un Instructor a dedición exclusiva gana Bs. 2.382 y un titular 5.166. Si lo referimos a salarios mínimos se tiene: en el año 2000, saliendo de la era democrática y entrando en la era revolucionaria, un Instructor ganaba 4,56 salarios mínimos y un Titular 10,46. En el año 2011, plena revolución socialista, un Instructor gana 1,95 salarios mínimos y un Titular 4,22.

Ahora bien, hagamos un pequeño ejercicio de gastos. Me pongo de ejemplo, pues no les averiguo la vida a los demás profesores. Soy jubilado a dedicación exclusiva, vivo solo con mi señora. No tengo segundo frente, no fumo, bebo socialmente, no soy adicto a exquisiteces ni tengo malas mañas. Tengo un apartamento y un carro, adquiridos en la IV. Cifras en bolívares actuales. Condominio 400; Teléfono fijo 120, móviles 250; Internet 120; Cable 270; mantenimiento mensual del vehículo 650; gasolina 70; medicinas para mi, soy operado de corazón y tercera edad avanzada, 1580; medicinas para mi señora, entrando en tercera edad, 850; Electricidad 125; Doméstica, una vez por semana 700; corte de pelo mío 70; peluquería mi señora 250; hacerme los pies, las uñas se me encajan, 80; un libro de lectura 125; dos idas al cine (precio tercera edad) 100; ida a Valencia a visitar a la suegra (vivo en Caracas) 300; una visita a restaurante para no perder la costumbre, sin licor, 350; imprevistos 500. Es de hacer notar que a uno le descuentan del sueldo, aproximadamente, un 30% para pago de seguros, aporte a caja de ahorro, gremios, préstamos, etc. Si se han tomado la molestia de sumar ya llevamos Bs. 10.955.

Y para comprar comida. No hay. Tronco de verga y orilla de cazabe como decía mi padre. En serio que hacemos milagros. Quien no tiene otro ingreso no puede vivir. Y a punta de tarjetas de crédito, ese maligno invento del capitalismo salvaje. Así que lo de la huelga de hambre es ya una cotidianeidad para nosotros. Más bien tenemos telaraña en la parte terminal del intestino grueso.

Iolaizola@hotamil.com

Regresar a LogicOnline

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: