Murió un demócrata pero la Democracia vive

31/12/2010

Por: Iván Olaizola D’Alessandro

La universidad se respeta. El comunismo jamás podrá doblegar nuestras casas superiores de estudio. Prepare sus fusiles que nosotros tenemos listos nuestros libros.

Conocí personalmente a Carlos Andrés Pérez por allá por 1971, cuando él era Secretario General de Acción Democrática, en ocasión de una reunión para discutir la posibilidad del apoyo partidista a la candidatura del Dr. Aníbal Rueda a la rectoría de la Universidad de Carabobo. Llegamos a la cita con media hora de retardo. Con sutileza nos hizo notar la impuntualidad al preguntarnos si habíamos encontrado mucho tráfico en la autopista Valencia-Caracas.  Su sentido de la puntualidad y la forma amplia y respetuosa de tratar el tema universitario, causaron en mí un gran impacto y de inmediato me surgió una espontánea admiración por su persona.

Una vez electo candidato de AD a la presidencia de la República me dediqué con todas mis fuerzas y convicciones a hacerle campaña. Fue una campaña moderna, dinámica, alegre.  y “Ese hombre si camina, va de frente y da la cara” caló muy profundo en la mayoría de los venezolanos. Condujo una campaña electoral con amplitud, incorporó a casi todos los sectores de la vida nacional sin importarle posiciones partidistas pasadas o presentes. Al ganar las elecciones, con una considerable ventaja sobre el Dr. Lorenzo Fernández candidato del gobierno, me tocó en suerte servir en su gobierno desde posiciones técnicas universitarias.  Me desempeñé como Secretario Permanente del CNU y luego Director de la OPSU. Desde allí pude ver como se construían nuevas y mejores relaciones entre el gobierno y las universidades.

El trato que su gobierno le diera a las relaciones con las universidades, la forma de conducir al país del momento, incrementaron mi admiración y respeto por el presidente Pérez. Recuerdo con perfecta claridad aquel 1º. de enero cuando anunció la nacionalización del hierro y luego lo máximo, otro comienzo de año, la nacionalización del petróleo, sueño de la inmensa mayoría de los venezolanos, en especial de su juventud, hecho realidad. Le dio un gran impulso a las industrias básicas y a Guayana. Fundó muchas universidades e institutos y colegios universitarios, así como el Programa de Becas Gran Mariscal de Ayacucho que permitió a una inmensa cantidad de jóvenes universitarios lograr escalar altos niveles académicos. Creó el Fondo de Inversiones de Venezuela y el Ministerio del Ambiente. Descentralizó la administración pública y promovió la elección de gobernadores y alcaldes. Con su agresiva política exterior logró un sólido liderazgo dentro del llamado tercer mundo. Hizo realidad el pleno empleo y su apoyo a la agricultura y la ganadería le dio un gran impulso a este sector.

Su primer gobierno tuvo también fracasos, fallas y grandes errores, pero en un balance objetivo el resultado final es, con creces, positivo. La mayoría de los ataques que se le hicieron resultaron calumnias y mezquindades propias del quehacer político. En su segundo gobierno, diferente del primero, también fui su partidario, entendiendo su programa de reformas. Le admiré la valentía de tomar duras decisiones de alto costo político, convencido de las bondades de las mismas. Siendo rector de la UNEXPO me tocó asistir al desagravio que el país y la O.E.A. le hicieron con motivo del criminal golpe de Estado perpetrado por un teniente coronel que violó su juramento y usó las armas que la república le había confiado en contra de un gobierno constitucional y democráticamente electo. Y me dolió verlo salir de la presidencia antes de tiempo y luego condenado por un acto estrictamente político. Hasta en ese aciago evento demostró integridad, valentía y un respeto profundo por las reglas de la democracia. Puso al país y el sistema de gobierno por encima de sus propios intereses.

Mucho se ha escrito sobre las dos presidencias de CAP y mucho más se escribirá. Fue un hombre polémico, como todos los líderes importantes. En estos días hemos visto y leído mucho sobre él, incluso de aquellos que lo adversaron políticamente. Todos le reconocen atributos de estadista, de gran venezolano y demócrata a toda prueba. Como ser humano erró pero fue sabio al reconocer sus errores y trató de enmendarlos. No predicó el odio, predicó la tolerancia. Por cierto que las primeras reacciones de quien hoy desgobierna el país y nos conduce a un comunismo castrista, han sido de miedo. Se le nota el temblor al ver las manifestaciones de solidaridad y apoyo del pueblo, su pueblo, en lo diferentes actos donde se le ha rendido tributo. Cómo será cuando sus restos retornen al país. El felón se dará cuenta que no pudo conseguir suficiente aceite para freír a tantos adecos. Es posible que ese miedo provenga del recuerdo de las derrotas que le propinó en vida y que después de muerto puede seguir ganándole batallas por la democracia, emulando al Cid Campeador. Ahora que emprende su viaje eterno, comienza su ingreso a la historia. Paz a su alma, un abrazo solidario de sincero sentimiento de pesar a todos sus familiares y amigos, a todos mis compañeros acción democratistas, a todo el pueblo venezolano y a todos los pueblos democráticos y libres del mundo. Ha muerto un gran demócrata pero la democracia sigue viva y la rescataremos como homenaje póstumo a ese gran venezolano.

Iolaizola@hotmail.com

Regresar a LogicOnline

Anuncios

Ley que no pasará

24/12/2010

Por : Iván Olaizola D’Alessandro
 
Ni un teniente coronel felón ni toda una fuerza armada acabará con la Casa que Vence las Sombras.
 
Trasnocho de rabia, de impotencia, de angustia, de desespero, la barba se me encrespaba, mi señora me decía “cálmate que te puede dar algo”. Un poco antes de la media noche la primera noticia: unos cien venezolanos, de un solo color y obedientes al dictador barinés,  elegidos por menos de un diez por ciento de la población electoral del país, con plazo vencido como en los toros coleados, aprobaban la reforma del Reglamento Interno y de Debates de la Asamblea Nacional que se aplicaría a partir del 5 de enero próximo, cuando asume una nueva AN de diputados electos por más del 60% de esa misma población y con representación de todo el espectro político nacional.  Luego un avance noticioso donde se informaba que un diputado, electo por el Zulia con mucho más votos que la suma de votos de varios de esos salientes diputados, lo condenaban a diecinueve años de prisión por ser, según la juez, actor intelectual de un  crimen donde todavía no hay actor material. Y a eso de las tres de la madrugada del jueves 23 de diciembre, esa espuria AN aprobada una ley de Educación Universitaria, ley que decreta, de aplicarse, la muerte de la universidad venezolana. Esto cerraba con “broche comunista” dos semanas de violaciones constitucionales y desconocimiento a la voluntad de un pueblo.
 
Como universitario a carta cabal, con casi cincuenta años ligado a ese importante sector de la vida nacional, profesor emérito, ex rector de dos universidades, ex director de OPSU y ex presidente de la FCU, me dolía el alma viendo y oyendo como unos pocos venezolanos, obedeciendo instrucciones de alguien que jamás ha puesto un pié en un aula universitaria pero que si ha usado las armas que la patria en día aciago puso en sus manos para asesinar a compatriotas, en un debate que provocaba náuseas trataban de dar al traste con la institución que nuestro padre Libertador nos legara. Los argumentos más inverosímiles, absurdos, irracionales, descabellados, truculentos, ignaros, soeces, eran vociferados por diputados que a lo mejor pasaron alguna vez por la universidad pero que de seguro jamás la universidad pasó por ellos. “Con esta nueva ley ahora si hay democracia en la universidad ahora si es autónoma, porque ahora es una universidad socialista, revolucionaria, anti imperialista, anti capitalista”, decían.  En la pantalla de la televisora de la AN se podía ver reflejado el rostro del comandante en jefe, moviendo los hilos de sus marionetas. “El Estado Docente es la expresión rectora del Estado en educación y en la educación universitaria la ejerce por órgano del Ministerio con competencia en la materia, en cumplimiento de su función indeclinable, de máximo interés y deber social fundamental, inalienable e irrenunciable que se materializa mediante la formulación, planificación, desarrollo, regulación, orientación, promoción, supervisión, seguimiento, control y evaluación de las políticas, estrategias, planes, programas y proyectos, en el ámbito de aplicación de la presente Ley”. Aprobado. El secretario lee un numeral: “Un proceso de construcción de hegemonía cultural para la superación de la sociedad capitalista”. Creo que por vergüenza, de la poquita que les queda, lo eliminaron, pero ojo que en la gaceta puede aparecer.
 
“Autonomía: como principio y jerarquía que otorga a la universidad la competencia para dirigir la acción del gobierno universitario, en los términos establecidos en la Constitución de la Republica Bolivariana de Venezuela, en la Ley Orgánica de Educación, en la presente ley y demás leyes de la Republica y ajustada al Estado Democrático Social de Derecho y de Justicia”, seguía leyendo el secretario. Aprobado. Fuera el CNU, fuera los CU y los consejos de Facultad y de Escuelas. Todo el mundo a votar. Todos los profesores, perdón los trabajadores académicos, no importa su rango y su condición, todos los estudiantes no importa su rendimiento académico, todos los empleados y obreros, todos los egresados, el chichero de la plaza Venezuela y los dueños de los cafetines universitarios. Democracia plena con votos contados por el jefe de la revolución. Lea siguiente artículo secretario: “Democratización del ingreso a las instituciones de educación universitaria: todo egresado y egresada del nivel de educación media tiene derecho a ingresar a cualquier institución de educación universitaria, de acuerdo a lo establecido por el Estado Docente. En consecuencia, ninguna institución universitaria podrá imponer otros requisitos o mecanismos que violen este principio”. Aprobado. Quinto toro de la tarde, puerta franca.   “La educación universitaria es de calidad cuando sus principios y valores son asumidos por la sociedad con el consentimiento de todos y todas”. La mayoría dice que 7×8 son 52, y son 52 por orden del comandante en jefe.
 
“El modelo productivo socialista, para la formación de una nueva ciudadanía …que contribuyan a superar el modelo capitalista y sus modos de dirección autoritaria, las relaciones sociales de vasallaje y de explotación, la división social del trabajo y la perversa distribución de la riqueza concentrada en pocas manos por el afán de lucro y el consumismo”. Aprobado. Viva Cuba y Fidel.  “Coordinar y compartir espacios, recursos y actividades con las misiones educativas para el óptimo desarrollo de las mismas e incorporar orgánicamente a las instituciones del subsistema, las misiones de educación universitaria y asegurar el cumplimiento de sus fines con equidad y calidad”. Aprobado. Analfabetas de toga y birrete. Qué vergüenza ante la academia del mundo. Pero antes de que se seque la tinta de la gaceta esa ley deberá ser derogada.  
 
Iolaizola@hotmail.com
 
 Regresar a LogicOnline


La llave y el cheque

18/12/2010

 
Gracias Correíta por devolvernos algo de lo que te dimos. Esperemos que Cristina, Daniel, Evo y tantos otros favorecidos sigan su ejemplo.
 
Este teniente coronel que funge como jefe de Estado, presidente de la República, del máximo tribunal, del poder moral, de la AN y del partido único no pierde ocasión para montar un show. Resulta que casi dos semanas después de haber comenzado a llover en casi todo el país con las consecuencias de derrumbes de cerros, de deslaves, de inundaciones, de caída de puentes, de rotura de represas y cierres de vías de comunicaciones y cuando ya algunos mandatarios ya tenían bien mojado el trasero, tratando de constatar directamente la gravedad de la situación y tomando decisiones para ayudar a los miles de damnificados la sala situacional, es decir esa oficina con aire acondicionado, bien protegida en palacio, a lo bunker, donde se reúnen unos cubanos y algunos militares venezolanos, de los de “patria y socialismo o muerte”, correremos”, se dio cuenta de que algo estaba pasando en el país y que debía de informársele al comandante en jefe, no tanto lo del palo de agua sino por lo de que algunos gobernadores y alcaldes, en especial de oposición, contrarrevolucionarios pues, andaban de mano de su pueblo, o sea del pueblo de “mi comandante”. De inmediato se envió a un comisionado a buscar al comandante en jefe para enterarlo de esto. ¿Dónde está mi comandante en jefe? preguntaron a Elías. Él está en la rampa 4 del Aeropuerto de Maiquetía listo para coger viaje. Rápido que no se vaya porque se le emparama la cosa. Y usando un ATPS-174, radio portátil de manilla, usado en la segunda guerra mundial, lo localizaron y le rogaron que regresara a la capital. Enterado de la situación ordenó cadena nacional. Recomendada la lectura de algunos libros que le regaló Alí, comprados debajo del elevado de San Bernardino, de recitar algunos poemas del otro Alí, de las citas de nuestro padre libertador y la repetición, por enésima vez, de la anécdotas de la academia de cuando se iba para la guerrilla y de la venta de arañitas en Barinas, anunció que “el imperio, con la intención de desestabilizar su revolución y de un probable magnicidio, bombardeó las nubes para lograr un diluvio venezolano y por eso tenemos esos tremendo aguaceros; menos mal que en estos años de revolución bonita pero armada hemos tomado las medidas necesarias para evitar un deslave similar a la de Vargas en el 99, que nos agarró con un país en la carraplana dejado por la IV república. Ya he ordenado a la FANB movilizarse en todo el país para detener, no al aguatal que eso es bueno para la agricultura, sino a esos gobernadores y alcaldes escuálidos, burgueses, que se aprovechan de todo para hacer política y engañar al pueblo. Eso no se puede aceptar y punto”.
 
Entre las más importantes y novedosas medias anunciadas por el gobierno revolucionario para resolver la húmeda situación estuvieron, entre otras, la toma o invasión de hoteles y complejos habitacionales, la ubicación de “refugiados” (¿de cuál guerra?) en instalaciones oficiales, comenzando por el palacio de Miraflores, la creación del Ministerio del Poder Popular para la Construcción de Viviendas Socialistas, el MPPCVS, poniendo a Farruco Sesto al frente del ministerio para construir una Caracas dentro de la actual Caracas. “Por cierto Farruco tu eres familia de Camilo o de Pablo”, y lo máximo, la entrega de llaves, si de llaves de apartamentos o sea soluciones  habitacionales como técnicamente se les denomina y un sobre contentivo de un cheque de 1.223,38 bolívares fuertes a un grupo de “refugiados”. “Ehgrehgh, y me dan una ley habilitante y otra para cerrar Globovisión y la Internet y otra para quitarle la autonomía a las universidades”.
 
Como todas las mañanas, un grupo de jubilados nos reunimos en la panadería de nuestra urbanización, que tal como va la economía socialista pronto será “nuestro barrio”, para hacer tertulia, que va desde las cosas más nimias como aquello de recordar “aquello” que ya no podemos hacer con mucha frecuencia precisamente por lo avanzado de la edad, hasta los análisis más profundas y sesudos de la situación nacional, tocamos el tema de las inundaciones y las decisiones presidenciales para resolver la situación. Uno de los contertulios, un tanto pasado de horno él, que lo hemos aceptado en el grupo para evitar que se nos tilde de racistas, ex guerrillero de los sesenta y buen analista político, nos relató la tragedia de un conocido de él, chavista para más señas, damnificado de los llevados a palacio, sobre lo de la llave y el cheque entregados. Después del acto público y en cadena nacional, nos contó que le dijo el amigo, que un edecán que probablemente no era de por aquí por lo de “mira tú caballero” se le acercó y le dijo que guardara la llave y que dentro de unos meses lo llamarían para decirle de qué puerta de qué apartamento era y que el cheque no lo cobrara hasta que se aumente el IVA, se aplique el IDB y se devalúe nuevamente el bolívar fuerte. Cuando íbamos a comenzar la polémica sobre lo dicho por “el negro”, el alemán del grupo nos llamó la atención sobre una hermosa “panameña” que en ese momento pasaba delante de nosotros, lo que nos hizo desviar la atención y lógicamente, también por lo de la tercera edad avanzada, cuando regresamos a la conversa el tema versó sobre la última derrota del Magallanes. Esto me hizo justificar el porqué, tal como nos informó un profesor de semiótica que también asiste a la tertulia y que fue botado de la bolivariana porque y que enseñaba una ciencia  escatológico, un cubano del G2 se había suicidado al no poder descifrar las claves de las conversaciones que nos habían grabado.
 
Iolaizola@hotmail.com

Regresar a LogicOnline.
 
                 


Destruyendo en Socialismo

11/12/2010

Poe: Iván Olaizola D’Alessandro

La medida más sabia para resolver la emergencia es suspender las clases. Si no hay clases escampa (Ramírez dixit)

En este país, desde que entramos a la era de la “revolución bonita pero armada” todo es diferente a como había venido ocurriendo en tiempos anteriores, pero además da la impresión que también es diferente a como ocurre en cualquier parte del globo terráqueo. Algo totalmente inédito pues. Cualquier evento, cualquier cosa, cualquier acto, acontecimiento, tragedia, alegría, se le da un tratamiento que sigue un patrón diseñado, según parece, por el teniente coronel que una vez fracasó en un golpe de Estado y que un “por ahora” lo catapultó a la fama. Todo es por primera vez y todo es a causa o como consecuencia de otros. Una docena de años de haber sido electo presidente por primera vez, casi dos períodos y medio de los anteriores, y todo es culpa del gobierno anterior. La simple inauguración de una pluma de agua (pila, chorro, grifo) en un cerro se hace en cadena nacional y en perorata de varias horas se anuncia que por primera vez ocurre este evento, lo de la pluma, no lo de la cadena ni la perorata. Pero si por alguna casualidad, que en este régimen no es ninguna casualidad sino más bien es lo normal, de la tal pluma de gua no sale el preciado líquido, la culpa es del gobierno anterior, de los adecos y copeyanos, de los burgueses, de los escuálidos, del imperio, la CIA o los medios, dependiendo del lugar y la fecha y la cantidad de litio ingerido. Y así va pasando el tiempo y el país otrora trabajador, productivo, alegre, progresista, amplio, tolerante, se sumerge en un caos, en una especie de oscuro túnel donde nadie sabe para donde se va o si más bien se viene.

Lo último que nos ha acontecido es el aguatal que nos ha caído. Como es costumbre de este gobierno, después de dos semanas de palos de agua continuos (recordemos Vargas, 1999), tiempo durante el cual los gobernadores y alcaldes de oposición se mojaban hasta la cintura y Globovisión reflejaba en su pantalla las inundaciones, derrumbes y deslaves, que el canal de todos los venezolanos no veía, aparece el teniente coronel felón, cual Chapulín colorado, disfrazado de general norcoreano, en cadena nacional, anunciando las medias de emergencia de su gobierno. Ministro mande la tropa, mueva los tanques, que salgan los sikoys, la milicia, la guardia, la marina. Después de cinco horas de repaso de las enseñanzas de Marx y el Che, los saludos a Fidel y Raul, las ventas de arañitas, los ponche que propinaba con su “rabo ’e cochino”, los relatos de cuando conspiraba en la academia, ascensos exprés y demás anécdotas que toda Venezuela se sabe de memoria, el gran anuncio: “Por primera vez un gobierno, y tenía que ser un gobierno socialista, revolucionario, toma medidas de emergencia para subsanar este tipo de situaciones”. Exprópiese, ocúpese, invádase. “Allí, allí, en ese edificio de los ricos, metan a los damnificados”. Disculpe mi comandante en jefe allí precisamente viven algunos camaradas revolucionarios. Olvídalo. “En aquel otro metan otro grupo”. Disculpe mi comandante en jefe, ese no está terminado, no tiene ni agua ni luz. Joder. “Esas tierras ociosas que se ven allá exprópiense”. Mi comandante presidente esa es “La Chavera”. “Pajúo esas no, las otras”. “Ramírez, dame unos churupos para hacer unos apartamentos y casas, pero urgente, ya”. Sí, mi comandante en jefe, en qué lugares las quiere construir. “Bueno vale en Mali, Managua, La Paz y Santiago”. “Mire general qué hace Capriles metido en esos changurriales, seguro que lo que está es haciendo política, dando dinero de los gringos,  sáquemelo de allí”. “Ninguna ayuda puede llegar a los damnificados que no sea por la vía del PSUV y con mi retrato. Yo hice el decreto y yo lo violo”.  “No se puede permitir que se politice esta tragedia nacional. Aquí el único que tiene ese derecho soy yo”.

Y así vemos como una tragedia que se pudo evitar si se hubiesen hecho las obras necesarias, si no se hubiesen dilapidado, robado, regalado, botado, la gigante pelota de dólares que le han entrado al país en estos doce años. Si en vez de resolverle los problemas a los amiguitos del ALBA se hubiesen resuelto los problemas de Vargas, de los cerros de Caracas, de las represas del Zulia, de los ríos de Mérida y Táchira, del Lago de Valencia, de las autopistas y carreteras de todo el país. En verdad que este régimen, esta revolución socialista, todo lo que hace es inédito. Recibió un país y nos va a devolver un rastrojo. Así se destruye en socialismo.

Iolaizola@hotmail.com

Regresar a LogicOnline


A %d blogueros les gusta esto: