Loco no, embustero

Por: Iván Olaizola D’Alessandro

“Si pierdo las elecciones del 2012 dirigiré una revolución violenta con el apoyo de la FAN.” Entonces tendremos que expropiarlo.

La verdad que los venezolanos tenemos suerte. Nuestro primer funcionario público como no nos puede llevar en sus numerosos viajes al exterior, que contribuimos a pagar todos con nuestros impuestos, nos hace partícipes de sus aventuras cuando al regresar nos informa, en cadena nacional y con lujo de detalles, lo que vio, comió, bebió, compró y regaló por esos mundos. Por cierto que en eso se parece mucho a una muy querida tía, ya fallecida, que nos relataba sus viajes con unas narraciones detalladísimas de los mismos, claro la diferencia es que ella hacía sus viajes con sus reales, buenos los de su esposo, mi compadre, no con los nuestros. Así que el teniente coronel nos dio detalles de su muy “exitoso” último periplo por varios países de Asia, África y Europa, y el obligado toque técnico en Cuba. Pero no había terminado su relato cuentístico, cuando le llegó la infausta noticia de la muerte súbita, de uno de sus muy queridos hermanos, el ex presidente y primer damo de la Argentina. Inmediatamente le dio órdenes al piloto, “arranca Berroterán”, no perdón, que ese era el chofer de Luis Herrera, se refería a su piloto el cual debe ser un militar de alto rango bolivariano. En todo caso le dijo rumbo al sur. Y al sur se fue, con todos sus acólitos y prole. De paso, por el camino, recogió a varios de sus otros hermanos del alba y del alma. Pasado el velorio estos se regresaron, me refiero a los otros presidentes, vía comercial, pero él no podía regresar sin antes enterarse de que el hermano sureño estaba enterrado, bien enterrado. Ante un ademán que hizo justo al borde del hoyo abierto en el panteón en la ciudad del rio que lleva por epónimo el de nuestro gran novelista, alguien del protocolo le susurró al oído: “mire a los amigos se acompañan hasta el cementerio pero uno no se entierra con ellos”. Gracias a todos los santos que el TC oyó el consejo y le hizo caso, y no ocurrió la peor desgracia de este siglo. Pues bien, al regresar y como decíamos que es su costumbre, nos contó todo lo ocurrido en aquellos aires buenos, y en el sur del sur.          

Una de las anécdotas contadas, aun cuando no ocurrida en el viaje, sino en otro viaje, el que hizo a Santa Marta para reunirse con el que él le había jurado guerra a muerte si lo elegían presidente, se refirió a una llamada que le hizo doña Cristina a su esposo, el hoy difunto Néstor, que dicen fue el artífice de esa reconciliación. Después que Néstor habló con su señora le pasó el celular, supongo blackberry, según nos contó, porque ella quería saludarlo y el saludo, de nuevo según él, fue de “mira tú con ese calorón y esa chaqueta tricolor y Néstor con esa corbata, parecen un par de locos”. A lo que él le respondió, según nos refirió: “si, pero tú también eres una loca, así que somos tres locos”. Mi señora, que es mi apuntadora en esto de escribir mis paraninfos, de seguidas me espetó: “te das cuenta, a confesión de parte relevo de pruebas”. Debo aclarar que mi señora esposa además de practicar la medicina de forma ilegal, pero con muchos aciertos, le pega al derecho. Aun cuando por prescripción médica no la debo contrariar, no por ella sino por mí y mis bypass, me atreví a decirle: mira mi amor mi difunto padre decía, y tú debes recordarlo, que loco es aquel que come excremento, y no creo que este sea el caso. La señora que ayuda a mi señora en los menesteres del hogar, muy metida ella, intervino en la conversa y nos dijo: “miren yo no creo que ese señor sea loco, lo que sí creo es que, de acuerdo a lo que decía su señor padre, que Dios lo tenga en la gloria, los locos somos nosotros que ya estamos a punta de comer de eso que él llamaba excremento pero que en mi barrio se le dice mierda. Y para decirle algo más lo que sí creo que es, es un embustero. La otra vez le oí decir que había pasado en helicóptero por los cerros de Petare, donde yo vivo, y que había visto hermosas quintas con piscinas y campos de golf. A bicho pa’embustero.”

Me parecieron tan acertadas estas opiniones de alguien que forma parte del soberano, que me atreví a transcribirlas en este paraninfo, aun a riesgo de que el otro gordo Escarrá, el revolucionario marxista, me acuse por ante la fiscalía de desestabilizador o terrorista. Total que a mi edad sólo me sale casa por cárcel, así que a la que le van a echar un vainón será a mi cónyuge.

Iolaizola@hotmail.com

Regresar a LogicOnline

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: