¿Qué más podremos aguantar?

30/10/2010

Por: Iván Olaizola D’Alessandro

 Realmente parece un sueño, bueno mejor una pesadilla, lo que estamos viviendo. Hemos superado nuestra capacidad de asombro. Cada día una noticia tapa la otra. No hemos terminado de asimilar un disparate de este régimen cuando no lanza otro. Lo más reciente otra gira inútil. Once días gastando una fortuna, visitando países lejanos con los cuales nos une absolutamente nada, a menos que sea lo de tener regímenes totalitarios, no democráticos, con solo una excepción. Haciendo negocios chimbos, donde vamos de hembra como dicen los apostadores. Prometiendo inversiones multimillonarias para proyectos paridos por una mente calenturienta que lo más probable es que nunca llegarán a concretarse o que en todo caso de realizarse producirían beneficios y trabajo en otras latitudes, muy lejanas a la nuestra. Y luego de ese dispendioso periplo una burla, una humillación y un irrespeto. Poner a su gabinete, de pie, bajo la lluvia, a darle recibimiento de emperador de país bananero. Bueno en este caso creo que se lo merecen, son otras focas, iguales a los del Capitolio. Pero los que no nos merecemos el irrespeto somos los venezolanos, al tener que calarnos (bueno creo que el rating estuvo cercano al cero absoluto), por enésima vez, una cadena de casi seis horas, para oír estupideces, cuentos de caminos, embustes, disparates, amenazas, ofensas y concluir con más atropellos. Tendremos bancos internacionales, casas como sorgo, y plantas nucleares. “Alberto para cundo estará lista esa planta nuclear”. Presidente más o menos entre 2020 y 2030. “Elías de dónde sacaste a este escuálido?” Exprópiese. “Elías, dámele unas migajas a esos profesores muertos de hambre”. Si mi comandante en jefe. Cerrada la rueda. Cayó la Owen Illinois, otro triunfo de la revolución. Van cientos o miles. Nuestras gloriosas fuerzas armadas ya deben haber tomado, por asalto, todas sus plantas. Otra gloria vivida en Carabobo. Recojan los vidrios. Pero la estrategia del gran estratega, del héroe del museo militar, es cercar a la gran empresa. A la Polar. A la del joven Lorenzo. “Te la tengo jurada burguesito”. Pero no se atreve a entrarle de frente. Hay que irla cercando. Quitarle sus proveedores. Dejarla sin oxígeno. Pero la rabia es que Lorenzo, el catirito, no le para, en eso se parce al negrito Obama. Pero la gran rabia es que los trabajadores, los obreros “aquellos por quienes me juego la vida, a quienes les he dado todo. Yo soy un presidente obrerista”, están defendiendo al burguesito y no sólo a Lorenzo, también a los herederos de Nihaus. Uno se pregunta ¿Será que dejaron de ver a VTV y están viendo Globovisión? Seguramente. Saben que empresa que se incorpora a la revolución socialista para las patas. Quiebra. Se cancelan los beneficios laborales. Se botan a los trabajadores que no sean rojos rojitos. Se le monta una gerencia uniformada. Atención firmmmm, presenten armmm. “Mi presidente, mi comandante en jefe, estamos con usted, votamos por usted, pero esto no nos lo calamos”. Bueno es cilantro pero no tanto.

 Murió el ex presidente Néstor Kirchner. Una pérdida lamentable. La Argentina pierde un líder peronista. Igual que América Latina. Presidente de UNASUR por sus méritos y por su amistad con el comandante en jefe. Toda muerte de un ser humano es lamentable, aun cuando es lo único seguro que se tiene en esta vida. Al nacer comenzamos la carrera indetenible hacia la muerte. Pero hasta allí. Tres días de duelo nacional. Por cierto ¿cuántos días de duelo se decretaron por la muerte del Dr. Luis Herrera Campins. Y cuántos por la muerte del Dr. Rafael Caldera? Dos ilustres venezolanos, ex presidentes ambos, electos en su momento democráticamente, en votaciones libres y limpias. Uno de ellos en dos oportunidades. Rectos tanto en sus vidas públicas como privadas. Que le dieron mucho a este país. Sus obras están a la vista de todos. Han perdurado en el tiempo. Nadie, ni sus más acérrimos enemigos políticos los tildaron de corruptos. Fueron honesto en el manejo de la cosa pública y probos en su ejercicio. Para ellos este gobierno no tuvo ni un segundo de luto nacional. Así son las cosas dijera el hombre del bigote.

 Mientras escribo este paraninfo, otra noticia, que de seguro tapará los átomos y los vidrios rotos. Un nuevo atentado en contra de ciudadanos de este país. Bueno lo del atentado no es la notica, eso es cotidianeidad en esta tierra. Lo noticioso es que el atentado fue contra el presidente de Fedecámaras y salió herida la ex presidenta de ese organismo. ¿Hampa común? ¿Amedrentamiento? Quién sabe. Quién sabrá. Nunca se sabrá. Lo normal en estos casos. Oiremos en cadena nacional “Por allí salieron unos escuálidos, burgueses, dueños de empresas, explotadores de trabajadores y que les hicieron un atentado. Jee. Venían en un Mercedes, luego de una cena opípara regada con buenos caldos. Jee. Quien sabe que rollo cargarían”.

Hasta el próximo paraninfo con nuevas noticias y estas ya olvidadas. Pero con más expropiaciones. Y sigue subiendo la presión y si se tapa la válvula.

 Iolaizola@hotmail.com

Regresar a LogicOnline

Anuncios

¿Hasta cuándo aguantaremos?

24/10/2010

Por: Iván Olaizola D’Alessandro.

Se necesitan lámparas de carburo para alumbrar plantas nucleares.

Nuestras universidades están viviendo tiempos bien difíciles, quizás los peores de toda su historia. Me refiero a las Universidades, con mayúscula, las de verdad, que todavía quedan en el país. Estas universidades son atacadas desde adentro y desde afuera. El actual régimen comunista al no poder controlarlas por la vía democrática, electoral, trata de destruirlas estrangulándolas presupuestariamente, atacando a sus genuinas y legítimas autoridades. Lanzándoles públicas acusaciones, sin prueba alguna, de mal manejo de los recursos, de corrupción, de que no presentan cuentas. De ser centros contra revolucionarios, de derecha, pro yanquis, imperialistas, de estar de espaldas al país, a su desarrollo. Desde dentro grupúsculos facistoides, rojos rojitos, de profesores, estudiantes y empleados hacen lo propio. Todo esto con el apoyo abierto y podríamos decir, sin temor a equivocarnos, auspiciados por el propio ejecutivo, en especial por el actual ministro del popoeu. Y los universitarios, los verdaderos universitarios, creyendo todavía en la democracia, tratamos de defenderla usando lo métodos y las armas que nos ha enseñado ella misma. Protestamos civilizada y pacíficamente. Pedimos diálogo, discusión amplia y abierta. Científica y de respeto a todas las ideas. Realizamos asambleas. Marchamos. Preparamos documentos. Se presentan cuentas claras y públicas. Pero nada de esto logra respuesta alguna, a no ser actos de salvajismo, de violencia, de parte de las huestes oficialistas, de intolerancia. Las autoridades competentes, bueno eso de competentes es un decir,  solo responden con acusaciones, con ataques, con amenazas, con descalificaciones. La Universidad se ha convertido en el enemigo número uno a vencer para este régimen castro comunista.

Los organismo de dirección universitaria: sus Consejos Universitarios, de Facultad y de Escuela; y sus gremios: las asociaciones de profesores, las federaciones de estudiantes y los sindicatos de empleados y de obreros, hacen todo lo que está a su alcance para defender su Alma Mater. Pero día a día vemos cómo se hace más difícil esa defensa. Ya ni siquiera llegan recursos para cancelar las nóminas de pago al personal. Ni hablar de recursos para los servicios indispensables ni para la investigación y la extensión, aun cuando la propaganda gubernamental habla de créditos y más créditos adicionales. Aprobados a destiempo, que llegan tarde o incompletos, si es que llegan, con un bolívar totalmente devaluado. La idea es hacer morir de mengua a nuestras universidades. Arrodillarlas. Tratar de doblegarnos por la vía del estómago. Muchos docentes están abandonado sus cátedras, ganadas por concurso las más de ellas, otros se han conformado con ir bajando en la escala socio económica, integrando la clase media baja o más abajo. Creo que ahora si podemos llamarnos proletarios universitarios. Mientras vemos como se despilfarran los recursos del país. Como se los roban. Como se les regalan a los gobiernos que adulan al teniente coronel. A Cuba, a Nicaragua, a Bolivia, a Ecuador, a Argentina y ahora a países asiáticos o africanos. Otros recursos se invierten en proyectos irrealizables, propios de un megalómano o en adquisición de armamento para una guerra imaginaria.           

Adicionalmente oímos el discurso del teniente coronel felón despotricando de los profesionales egresados de nuestras universidades en comparación con los profesionales de otros países, de los países gobernados por sus compinches. “Nuestros médicos no sirven, son unos flojos, peseteros, capitalistas. No son como los médicos cubanos”. Recién, en este último periplo inútil, por países euroasiáticos y árabes, le oímos decir que traerá profesionales conocedores de tecnologías de construcción de viviendas de algunas de esas partes para enseñarnos a nosotros, los ingenieros venezolanos, a construir. Estúpido. Yo lanzo un reto. Que se forme un jurado internacional, probo, y se careen los médicos e ingenieros venezolanos con sus pares de algunos de esos países. Igual reto hago para que se enfrenten académicamente los alumnos, en diferentes disciplinas, de nuestras universidades, las de verdad, las autónomas, con los estudiantes de esas tales universidades socialistas creadas por este régimen. Y veremos los resultados. Yo apuesto “fuertes a morisquetas” a los míos.     

Pero ¿hasta cuándo podremos aguantar los universitarios que se nos veje, que se nos atropelle, que se nos humille, que se lesionen nuestros legítimos intereses y se destruyan nuestras universidades? ¿Hasta cuándo podremos mantener esta compostura franciscana ante los gorilas de este régimen comunista, militarista y fascista? Esa bomba de tiempo que se está incubando en el pueblo venezolano por tantos abusos del régimen, por tantas violaciones a la Constitución y leyes, y a los derechos ciudadanos, por tanta inseguridad, por tanta deficiencia de los servicios públicos, por tanta incapacidad de los gobernantes, por tantos engaños y mentiras, puede comenzar su ignición desde dentro de las propias casas que vencen las sombras. Tanto da el agua al cántaro hasta que lo rompe. Cuidado.       

Iolaizola@hotmail.com

Regresar a LogicOnline


Y a nosotros quién nos defiende

11/10/2010

Por: Iván Olaizola D’Alessandro

Otro show presidencial etiquetado de golpe de Estado por la insulsa OEA.

Hay dos organismos internacionales, intergubernamentales, muy importantes. La Organización de las Naciones Unidas y la Organización de Estados Americanos. La primera, la ONU, es la mayor organización internacional existente y se define como una asociación de gobierno global que facilita la cooperación en asuntos como el Derecho Internacional, la paz y seguridad internacional, el desarrollo económico y social, los asuntos humanitarios y los derechos humanos. Y la segunda, la OEA, es un organismo regional, un foro político para el diálogo multilateral, de integración y la toma de decisiones de ámbito americano. Debe trabajar para fortalecer la paz y seguridad, consolidar la democracia, promover los derechos humanos, apoyar el desarrollo social y económico y promover el desarrollo sostenible en el continente americano. En ambos casos son foros para que los gobernantes de turno de los países miembros acudan a expresar sus puntos de vista sobre los temas más relevantes de sus países. La ONU, donde están representados todos los países del mundo, dada su conformación heterogénea, ha devenido en un organismo difícil de tomar decisiones. Allí están representados países con gobiernos de muy diferentes posiciones ideológicas y de orígenes diversos. Democráticos y no democráticos, pero su carta constitutiva lo permite. La OEA la integran todos los países del continente americano, pero su definición obliga que los países que la integran deban tener gobiernos democráticos.

Muchas décadas han pasado de la aplicación de la llamada política Betancourt que obligó a excluir a la Cuba de Fidel Castro de esa organización por no ser un gobierno democrático. En los últimos tiempos la OEA se ha venido convirtiendo en una especie de club de mandatarios para la defensa de sus propios intereses. No soy experto internacionalista pero entiendo que de la lectura cuidadosa del acta constitutiva de la OEA y de su más reciente Carta Democrática, se desprende que esa organización debe defender a los gobernantes de los países del continente americano en tanto y cuanto éstos sean genuinos y verdaderos defensores y respetuosos de los derechos de los pueblos a quienes representan. Pero sus más recientes actuaciones nos han demostrado que no es así. Simplemente allí se defienden los intereses de los gobernantes de turno. Unos con otros se apoyan, se respaldan, sin importar en absoluto lo que piensen lo pueblos a quienes se supone ellos representan o si respeta los principios de la organización. El gobierno de Cuba sigue siendo el único sancionado por irrespetar esos principios, pero no porque la actual OEA así lo quiera, sino porque Fidel y Raúl no desean ser miembros de la organización. Ellos están claros en que la OEA es una entelequia y que sacan más ventajas de sus relaciones bilaterales que siendo miembros de ella.

Los gobiernos de Nicaragua, Bolivia, Ecuador y Venezuela, por ejemplo, tendrían que explicar muchas cosas en la OEA si realmente se aplicaran los principios establecidos en su carta fundacional y en su Carta Democrática. Son gobiernos de dudosa democracia. Sus gobernantes violan permanentemente los principios y reglas de la democracia. Si, sus orígenes son legítimos, fueron electos democráticamente, pero su desempeño dista mucho de ser verdaderos demócratas. Abusan del poder obtenido, violan todas las normas de sus constituciones, no aceptan la disidencia, persiguen a sus opositores, han acabado con principios fundamentales de todo régimen democrático: la alternabilidad del poder y la autonomía e independencia de los poderes y el respeto a los resultados electorales.

En nuestro país, para mencionar el ejemplo más patético, democracia cono tal, no existe. Los poderes públicos están enajenados al capricho y a la orden de una sola persona. No se permite disidencia. La oposición se etiqueta de enemiga. Una sola persona dice quién va preso y quién no. Las libertes individuales están condicionadas. La libertad de expresión se hace cada vez más peligrosa su ejercicio. La propiedad privada va en extinción. Si, se hacen elecciones casi a diario, pero los resultados de éstas se respetan si favorece al gobernante. El librito azul que contiene la Carta Magna del país, sólo sirve en tanto y cuanto favorezca los deseos y caprichos del mandatario. Fue electo para ejercer un gobierno democrático e inventó una revolución socialista que no sólo al decir del Cardenal y de Fidel es un comunismo, sino que sus ejecutorias lo confirman cada día. Pero el dinero del petróleo, de nuestro petróleo, ha comprado la conciencia, el voto, el silencio, la conchupancia, la cabronería, de la mayoría de los gobernantes, miembros de la OEA. Nuestro teniente coronel decide qué es bueno y qué es malo para nuestros pueblos. Qué es golpe de Estado y qué no lo es. Quién puede ser miembro de la OEA y a quién hay que execrar.

¿Y a los pueblos quién los defiende de sus gobernantes? ¿Cómo hacemos para defender nuestros legítimos derechos sin ser acusados de golpistas, de contra revolucionarios? ¿A dónde acudimos? Los pueblos no dan golpes de Estado, exigen y reclaman sus derechos. Los golpes de Estado lo dan los militares. ¿Será que tendremos que llamar al Chapulín Colorado?

Iolaizola@hotmail.com

Regresar a LogicOnline




La batalla de Asculum

02/10/2010

Por: Iván Olaizola D’Alessandro

Y no y que había freído a los adecos. Las alpargatas se las va a tener que poner usted.   

Con el sólo hecho de no aparecer en el balcón del pueblo, la madrugada del 27, el teniente coronel le dijo a Venezuela y al mundo que no había podido demoler a la oposición, destruir a los escuálidos y lograr el triunfo prometido. Tácitamente aceptó que había sido derrotado en sus aspiraciones de mantener la hegemonía en la Asamblea Nacional. “Mínimo 112 po’el pecho”, vociferaba encaramado en un camión oficial, cual reina de carnaval. Cómo sería esa pataleta en palacio. “Llámenme al negro Aristóbulo”, se le oía gritar en la casa de misia Jacinta. Los pocos objetos de valor que quedaron en pié después de la victoria de “mierda”, que obtuvo la oposición en diciembre de 2007, se volvieron añicos en esta oportunidad. “Zulianos y gochos malditos”. “Qué hicieron esos buenos para nada de Ramírez y Cabezas. Y el poeta de la revolución en Anzoátegui y Mestre en Sucre. Y el flojo loquero de Rodriguez y toda esa caterva de parásitos revolucionarios. Cuánto plata les mandé para comprar votos y se la robaron, se la bebieron”. Menos mal que no los dejé hablar durante la campaña, porque la torta hubiese sido mayúscula. Díganle a Tiby que ya puede dar el boletín, y tú, pedazo de negro, asómate al balcón y le dices cuatro pendejadas a esos bolsas que están allí y los mandas a dormir, que para eso es lo único que sirves”.  Se cerró el balcón, se durmió el teniente coronel después de su infusión de litio con coca boliviana y los cubanos de la sala situacional le pusieron manos a la obra para convertir la derrota en un apoteósico triunfo.

24 horas pasaron para que los sicotrópicos y los cubiches de la sala situacional hicieran su trabajo. Vuelta la calma, “me convocan un rueda de prensa con los periodistas internacionales acreditados aquí, pero ojo cuidado con la selección de los que van a preguntar. Me encadenan para yo hablar y luego la quitan para las preguntas, uno nunca sabe”. Entendido mi comandante en jefe. Después de leer un poemario regalado por la Cristina, y los últimos consejos del resucitado del Caribe, se tragó media jarra de café para explicar lo inexplicable. Sacamos más diputados, sacamos más votos, el pueblo de nuevo me dio su confianza y sigue creyendo en la revolución y su líder. A raspar la olla. Referendo ya. Sí Luis. Si así ganan que sigan ganado pues.  Desencadenémonos y ahora las preguntas. Un cubano, un ruso y un telesur: ¿verdad que usted ganó comandante? Sí, seguro. ¿Verdad que ahora va a profundizar la revolución? Sí, seguro. Bueno estos “sí, seguro”, necesitaron tiempo para explicarlos. Tiene la palabra la periodista de Radio Francia y RCN radio. Joder. “Buenas noches presidente, sólo dos preguntitas: ¿Porqué si la diferencia de votos a su favor fue de unos escasos 100 mil votos, de acuerdo a su cuenta, su partido tiene 34 diputados más que la disidencia Ah, y qué opina de la destitución de la senadora” Ardió Troya. Sudor frio, tensión alta, un sorbo de café con coca y “Que estúpida, que ignorante. Por cierto de dónde tú eres? Venezolana, entonces conoces la Constitución. Viniste o te mandaron? Un café para ella. No gracias. Ah, ahora te ofendes, vas a manipular. No te he ofendido. Desestabilizadora. Ponte a estudiar. La respuesta a tu pregunta es muy fácil, verdad Aristóbulo, no es así Jorge. Pásenme la libreta que traje, no esa no. Por cierto dónde estabas tú cuando por más de dos horas expliqué lo que me preguntas. Claro, en la luna. Tome nota; pásale un lápiz. Mire general llámeme a Merentes. Si, tiene derecho a réplica, pásenle un micrófono. “Disculpe presidente, mis radio oyentes en Francia y Colombia sólo quieren saber por qué aquí en Venezuela el 52 % de 165 es 64 y el 48% es 98”. “Mira chica tú no rebuznas por la configuración de tu pescuezo. No es así Bilbao. De Piedad no te digo nada, yo no me meto en cosas de otros países, yo respeto la soberanía, pero sí te puedo decir que eso es una canallada del gobierno de Santos, eso fue que la CIA y el negrito Obama le dieron esa orden. En todo caso, si la destituyen la nombro asistente de Zelaya”.  Corten, se acabó la entrevista.

Mire convénzase, usted perdió. El 26S fue su batalla de Asculum, donde por ganar perdió todo. Pregúntele al general Pirro de Epiro. Y la disidencia perdiendo ganó. Como usted mismo predijo, ahora vamos por usted. Le quedan dos años para que haga algo concreto, más allá de promesas. Trabaje, si es que sabe. Y no le de más vueltas a los números, que por más que se menee se le ve el bojote.

Iolaizola@hotmail.com

Regresar a LogicOnline


A %d blogueros les gusta esto: