Cuando explote la rabia

28/08/2010

Por: Iván Olaizola D’Alessandro.

Arrancó la campaña por la Democracia. Contra el Castro-Comunismo vota el 26S por los candidatos de la MUD. Por mi parte, abajo y a la izquierda.

Llevamos ya once años y casi siete meses de este gobierno. El 2 de febrero tomó posesión del cargo y lo juró ante una moribunda Constitución. El 4 de ese mismo mes y año celebró, con un desfile militar en Los Próceres, su ascensión y su fracasado y cruento golpe de Estado. Allí mismo comenzó a descomponerse todo, a destaparse la caja de pandora de este militar felón y su régimen. Se presagiaba lo que vendría. En su maratónico discurso hizo apología del delito. Delante de todas las altas autoridades de todos los poderes públicos y dirigiéndose a la Dra. Sosa, a la sazón presidente de la Corte Suprema de Justicia, le increpaba, palabras más palabras menos, si consideraba que era delito robar o matar por hambre. Silencio sepulcral y como dicen el que calla otorga. Justo un mes después, cuando regresaba del exterior con su esposa, donde habían ido a conocer un nieto, fue asesinado subiendo de Maiquetía el “negro” Azocar, ex viceministro de Agricultura.  A los pocos días fue capturado el asesino y cuando lo interrogaron acerca del móvil del asesinato contestó: “es que tengo mujer e hijos y no tengo para darles de comer”. Primera víctima del discurso presidencial. De allí en adelante cerca de 150 mil personas han sido víctimas del hampa. O mejor uno cada media hora. Más muertos que en Irak, México o Colombia, no solo opinión del New York Times, sino de todas las estadísticas, las extraoficiales, las de los medios y las del INE y de nuestras percepciones. Otro record mundial negativo para gloria de la revolución. Y la gran respuesta, de las muy pocas veces que este gobierno y su presidente tratan el tema: Dentro de veinte años acabaremos con la inseguridad. Por cierto que olvidó llamarla por su verdadero nombre, como lo hace la flamante Defensora del Pueblo (¿Puesto?) “sensación de inseguridad”. Es decir cuando lleguemos a la astronómica cifra de medio millón de ciudadanos asesinados, 500.000, eso si no se le ocurre a los hampones mover las cifras de forma exponencial. Lo que no es tan descabello suponer dados los deplorables índice de desarrollo, la falta de empleo, el cierre de empresas, el deterioro de la propiedad privada, las expropiaciones e invasiones, la inflación, la escasez, los pudrevales, la incapacidad y corrupción de los organismo de seguridad, la repartición de armas a los grupos para militares amigos del proceso, y las interminables y maratónicas cadenas del jefe del Estado arengando a sus huestes a la guerra, al ataque, a acabar con los pityankys, con los burgueses, con los contra revolucionarios. Después de la verbal invasión a Colombia ahora su nuevo grito de guerra es la Operación Demolición. Hay que demolerlos, refiriéndose a los candidatos a la AN de la oposición democrática. Y para muestra lo que pasó en algunos centros de votación durante el simulacro.

Y con todas esas cifras y proyecciones tiene el tupé de decir que si le pasa algo, lo  eliminan físicamente, es decir si lo matan, si lo “magnicidan”, el pueblo tomará la justicia en sus propias manos y arderá el país. Serán borrados del mapa todos los enemigos de la revolución. En el Este de Caracas no quedará piedra sobre piedra. Esa sería la respuesta de los Guardianes, de los motorizados. Peeeerro.

Y qué pasaría si los deudos de los, por ahora, ciento cincuenta mil muertos, piensan igual  que usted, siguen su ejemplo, y toman la justica por sus propias manos. Y los más de ciento veinte mil ex pedevesos que usted botó con un pitico, hacen lo propio. Y los empleados de las fincas, empresas y comercios a los que usted señaló y dijo en clara e inteligible voz: Exprópiese. Y los propietarios e inquilinos de aquellos edificios invadidos con la anuencia y vista gorda de los organismos de seguridad del Estado y de su GNB.  Y los padres y familiares de aquellos jóvenes profesionales que han tenido que abandonar el país por causa de su mal gobierno. Y qué de aquellos que padecieron la discriminación de la tristemente célebre lista del fallecido Tascón. Y los amigos y familiares de los que usted mandó meter preso o los hizo irse al exilio. Y hacen algo así como lo que hizo el soldado de Fuerte Tiuna. Buen lío, no?  El incendio de la Roma eterna sería una simple candelita. Dios nos proteja.  Usted, que de todo sabe, debe saber que la rabia de los pueblos se acumula y de golpe explota. Usted así lo señala cuando se refiera al “Caracazo”. Y esas explosiones son muy graves. Lea la historia de muchos pueblos. Esa explosión puede acabar con la patria, con el socialismo y sólo nos puede quedar la muerte.  Por eso mi estimado TCF, le recomiendo que no abuse del poder que tiene, que no invente cosas raras para el 26S, que acepte y respete los resultados, así sean pírricos o de excremento. La salida democrática es y debe ser la única salida. Recuerde que también existen los Guardianes de la Democracia. Ayúdenos a que así sea. Dios y la patria se lo agradecerán.

Iolaizola@cantv.net

Regresar a LogicOnline

Anuncios

Revolución en la arepera

23/08/2010

Por: Iván Olaizola D’Alessandro

Va sin fotos en acatamiento a las disposiciones de la LOPNA. No consuma balas frías, hacen mucho daño, sobre todo a las chinitas. Y espere 20 años para reírse.

En una arepera socialista le oí este comentario a un diputado del PSUV, gordo él, muy gordo, con relación a los últimos acontecimientos que tienen molesto al comandante en jefe, como cosa rara. Decía, a viva voz, que “entre Globovisión, El Nacional y TalCual tienen enredado este país. Desinforman, enredan, desestabilizan. No han entendido que estamos en una revolución pacífica, claro un poco armada, pero respetuosa de las tradiciones. Respetando las costumbres populares, las opiniones del pueblo, los resultados electorales, así estos no sean favorables al proceso”. Continuaba emocionado ante la audiencia arepérica, “Así es este inédito proceso marxista pero no comunista. Castrista pero no comunista. Antiimperialista pero no comunista. Diferente pues. Hay que ir cambiado lentamente, poco a  poco, los procedimientos heredados de la IV. Todavía se está en esa etapa de que hay que estar consultándole a todo el mundo para tomar algunas decisiones. Que si hay que enviar la propuesta a la Asamblea Nacional, y tener que oír a Pastora Medina con un megáfono chillando. Hacer reuniones con todos los miembros del PSUV y quitarle alguna palabra o párrafo para que se queden tranquilos los del PCV y el MEP. Menos mal que ya el PPT se fue. Después de aprobado tener que redactarla de nuevo porque algún analfabeta cuarto republicano metió la mano. Y luego mandarlo a la Gaceta Oficial para su publicación y luego de publicada recogerla para enmendarla por la cantidad de errores de impresión, culpa de algunos escuálidos infiltrados, que el gordo Aldazoro no ha podido detectar. Y si a alguien se le ocurre que es inconstitucional entonces hay que esperar la independiente y autónoma decisión del TSJ para que no admita el recurso. A veces, por despiste, se le ocurre meter la cuchara en el asunto el Contralor o a la señora Fiscal, o Fiscala como se debe decir revolucionariamente. Hasta el  perro opina. Democracia popular. Entonces vienen las gráficas y fotos de lo que ocurrió por lo que se tardó en tomar la medida. Las críticas inmisericordes de los medios, sobre todo de esos tres. Y así pues dimes y diretes, tiras y encoges, una consulta por aquí, una reunión por allá. Pérdida de tiempo. Y claro la revolución no ha podido todavía superar esa etapa. Sólo llevamos un poco más de once años gobernando”.

Púyalo gordo, gritaba un camarada. “Lo de la morgue por ejemplo, eso no es así. Esos seres humanos que yacían sin vida, estaban allí precisamente para ver si en realidad estaban sin vida, cumpliendo el tiempo reglamentario, esperando que los patólogos del CYCPC hiciesen correctamente su trabajo, órgano por órgano, víscera por víscera, y contando los proyectiles en cada cuerpo, todo lo cual consume tiempo. Y entonces llega un camarógrafo tarifado y le dispara un flash a la cuestión y se arma tremendo alboroto. Violándole los derechos a los niños, niñas y adolescentes. La revolución obliga a cerciorarse muy bien de todo, para que después no digan que se entierran vivas a las personas, como en la Peste. No recuerdan que mi comandante en jefe, en un acto de patriotismo excelso, ordenó abrir el sarcófago del Padre de la Patria, para ver si realmente estaba muerto y bien muerto y no andaba de parranda, como sugirió alguna vez el godo de Páez. Y lo de los alimentos, otra calumnia. No saben ustedes lo peligroso que es comprar alimentos y dárselos al pueblo para su ingesta de inmediato sin antes cerciorarse de que estén en buen estado. Mi comandante en jefe, por ejemplo, siempre carga a un probador de comidas. Eso implica que la vicepresidencia debe dar fe de que lo que viene allí, en esos contenedores, es comida, o mejor es por comer, luego debe opinar el minpopoagritierra, que es el mismo experto funcionario, pero que para evitar malos entendidos la inspección debe ser doble. También deben opinar PDVSA, BARIVEN, PDVAL y PEDEVALITO, MERCAL Y MERCALITO, y así toda la cadena de adquisición, compra, transporte y distribución de productos revolucionarios para la soberanía alimentaria. Luego la GNB, que es dura para estas revisiones, nada de coimas ni bajada de la mula como en la IV. Y así infinidad de estrictos controles aduanales. Y al final es entendible que una que otra bolsita, o cajita feliz, se descomponga, o más bien no deje de ser apropiada para el consumo humano, pero que si puede ser usada para consumo animal”.

“Pero eso no lo entienden ni Teodoro, ni Miguel Henrique, ni Leopoldo. A ellos lo que les interesa es desprestigiar a la revolución, desestabilizar al país. Promover golpes con apoyo del Imperio y de Súmate. Ni reír se puede uno porque inventan algo. Pero ya falta poco. A partir del 26S, cuando las urna se llenen de rojo (me refiero a urnas electorales y a  votos rojos) y tengamos el 98.9% de la nueva AN, verán que todo cambia. Los procesos serán más expeditos. Los difuntos,  muertos, cadáveres, occisos y demás bajas, irán directo al cementerio o mejor al crematorio, para que no contaminen. Los alimentos todos serán de larga duración para evitar problemas de fechas de vencimientos y no vendrán en contenedores, será en envases personalizados. Directos de Cuba al consumidor. Así que estos tres mosqueteros deberán dedicarse a otra cosa. Les recomiendo picar las páginas de sus ediciones en cuatro partes, listas para ser usadas en lo que se hace después de ingerir los alimentos de PDVAL”. Mientras oía los aplausos de los camaradas areperos, me dije, para mis adentro, la verdad que el diputado gordo tiene razón, pero me auto interrogaba ¿cuántas ediciones de TalCual o de El Nacional necesitará él para ejecutar la operación limpieza?

Iolaizola@cantv.net

Regresar a LogicOnline


Punto de Inflexión

13/08/2010

Por: Iván Olaizola D’Alessandro

Qué cosa no, a nuestro país con este teniente coronel todos los arreglos nos cuestan caros. Y en dólares.

Matemáticamente hablando (como le gusta al teniente coronel) “punto de inflexión” es aquel punto donde una curva corta a su tangente, es decir f(x)=0 o sea que la función cambia de curvatura. De cóncava a convexa o viceversa. Coloquialmente tenemos un punto de inflexión cuando decimos “de hoy en lo adelante eso cambiará mi vida”, o también cuando se hace referencia a giros de una situación, cambios de sentido, incluso de 180º. Muchos eventos, dada la importancia que se les da y lo que pueden representar para el futuro de un conglomerado, se consideran como un punto de inflexión, para señalar que de allí en adelante las cosas cambiarán o se profundizarán en uno u otro sentido. Para bien o para mal. Este parece ser el caso de las elecciones del próximo 26 de septiembre, mediante las cuales se elegirá la nueva Asamblea Nacional. Todos los actores de ese proceso parece que están de acuerdo de que ese evento reúne las características necesarias para ser consideradas como un evento de capital importancia para la vida del país. Un evento cuya tercera derivada será distinta de cero.  ¿Entendió teniente coronel?   

A estas alturas del gobierno del teniente coronel felón, casi una docena de años ya, se presenta una situación que deberá marcar el rumbo a seguir en Venezuela. Él mismo lo ha dicho en muchas ocasiones, con su peculiar estilo guerrerista. Arengando a sus masas ¿pagadas? “la revolución está en juego”, “vienen por mi”. Bueno es recordar que las pasadas elecciones para designar a los diputados miembros de la AN estuvieron signadas por un enorme error colectivo. Los partidos políticos  de oposición, presionados por una fuerte corriente de opinión de la sociedad civil, decidieron no participar en ese proceso, lo que permitió que todas las curules las obtuviera el oficialismo. Y como consecuencia de ello hemos tenido una AN integrada por obedientes soldaditos, que se hacen eco de los deseos y caprichos del primer magistrado. Firmes y entendido mi comandante en jefe. En esta oportunidad la situación es totalmente diferente. La oposición también está consciente de la importancia de elegir una nueva AN donde se tenga una importante representación de diputados, mayoría es la meta, que pueda actuar de forma libre, independiente y autonómicamente, sin recibir instrucciones y mandatos de Miraflores. Que oiga al pueblo y no al “comandante”. Pero lo más significativo en esta oportunidad, lo esencial, lo vital, lo capital, es que estaremos decidiendo si se elige una AN para que definitivamente se le permita al teniente coronel felón, que sin tapujos, sin eufemismos, convierta al país en un país COMUNISTA, con todo lo que ello significa. Eliminación de la propiedad privada, de la libre enseñanza, del libre comercio, de la libertad de expresión, de la libertad de decidir qué hacer, cómo hacerlo, cuando hacerlo, dónde hacerlo. Un sólo partido, una sola forma de pensar, uno sólo mandando y todos los demás obedeciendo.  Sin Estado de Derecho. Sin derechos humanos de ninguna especie. Oscuridad total. Ruina total.  Ya lo dijo muy claramente Fidel: “socialismo es comunismo”. Ratificando lo que ya había dicho nuestro Cardenal Urosa. Y lo que muchos venezolanos habíamos denunciado con antelación. Con una AN mayoritariamente roja rojita, ya no tendrá necesidad el teniente coronel de estar engañando a nadie. El primer acto legislativo de esa supuesta AN roja rojita sería otro cambio de nombre del país: República Socialista Bolivariana de Venezuela (RESOBOVEN).

O nos vamos al otro extremo, elegimos una AN mayoritariamente democrática. Una AN que le ponga un freno al avance del COMUNISMO en el país. Que se restituya el Estado de Derecho. El ejercicio pleno de la Democracia. El respeto a todos los derechos fundamentales de los ciudadanos. Que de nuevo reine la paz, la concordia, la tolerancia. Una AN que cambie los poderes que constitucionalmente le corresponde cambiar, designando ciudadanas y ciudadanos  probos e idóneos. Que actúen de forma soberana, independiente, sin miedo y sin acatar órdenes de nadie, sólo de sus conciencias. Que legisle de acuerdo a las disposiciones  constitucionales, apegados a derecho. Que impida que se sigan regalando los recursos del país, que pida rendición de cuentas a los funcionarios  públicos, que controle. Que no permita el enajenamiento de la soberanía nacional ni la intromisión de gobiernos extranjeros en el manejo de nuestras instituciones. Y que prepare al país todo para que en el 2012 se cambie al militar totalitario, comunista, por un ciudadano o ciudadana de pensamiento civil, civilista.  Ese es el punto de inflexión que debe ocurrir el 26 S. Todos a votar y a votar bien. Este evento electoral, tercero desde que se le dio un parado a la intentona de reformar la constitución, por vía espuria, la que el léxico presidencial tildó de “victoria de mierda”. Y esta vez la tercera derivada será distinta de cero. Será positiva. Seguro. Como que 7×8 son 56 y no 52, como dice el matemático de Sabaneta.

Iolaizola@cantv.net

Regresar a LogicOnline


Tremendo país el que teníamos

07/08/2010

Por: Iván Olaizola D’Alessandro

Peor que alimentos podridos es un régimen podrido. Y de ambos tenemos.

Es cierto, hasta 1998 teníamos un gran país, bueno un país. Con gente trabajando, estudiando, invirtiendo, sembrando, produciendo, investigando. Gente sin empleo, tipos truhanes,  corruptos,  criminales, ladrones, flojos. La gente venía no se iba. Ricos, menos ricos, pobres, marginales. Una clase media fuerte y pujante. Con autopistas y carreteras buenas y menos buenas. Con hospitales y escuelas en buen estado, en regular estado  y desmanteladas. Había luz y agua potable y de cuando en vez se iban.  Teníamos prensa, radio y televisión libre aun cuando en algún mal y contado momento un funcionario de epidermis muy sensible intentaba amordazarlos. Las morgues funcionaban normalmente, sin exceso de cadáveres. Las cárceles atiborradas y de vez en cuando un motín, lo que ocasionaba que cesantearan al Director del penal. Las universidades con déficits presupuestarios, pero al final un crédito adicional les ayudaba a palear la situación. Los gobernadores de Estado mandaban y ejecutaban en sus territorios y los alcaldes en los suyos. La AN o mejor dicho el Congreso, legislaba con cierta independencia y autonomía, así también actuaban los magistrados de la Corte, los contralores y fiscales y los jueces. El órgano electoral conducía los procesos electorales con bastante transparencia y credibilidad y a últimas horas de la tarde del día electoral sabíamos los resultados. El primer mandatario nacional era “ciudadano presidente” y no “mi comandante en jefe”.  Las FAN eran apolíticas, jugaban para todos y para ninguno de  los equipos.  Había Constitución y mal que bien se respetaba. La bandera, el escudo y el himno eran de todos, al igual que el canal 8. Bolívar era nuestro Libertador, no ningún líder socialista. Los funcionarios públicos se vestían del color que mejor les sentara y eran recatados al expresar sus preferencias políticas. Algunas veces, las menos, un funcionarito de segunda pedía el carnet del partido para dar un empleo. No había lista de ninguna especie. La Iglesia se respetaba y no se diga a un cardenal. Teníamos gobiernos con defectos y errores pero gobernando y tratando de resolver los problemas de la sociedad. Y la gente reclamaba, quemaba cauchos, trancaba calles, le caía a piedra a la policía y a la GN, hacía huelgas, pedía aumentos, exigía sus derechos y ni de vaina decían “mi presidente es que usted no lo sabe, lo están engañando, ayúdenos”.  En fin que teníamos un país como hay muchos en el mundo. No es que éramos algo excepcional no, éramos igual a muchos otros países del orbe, sobre todo a aquellos países cuyo régimen de gobierno era democrático. Pero parece que muchos no lo sabían o se hicieron los pendejos. Pero llegó el comandante y mandó parar.

A partir de 1999 todo cambió. Llegó un orate con un proyecto sacado del Período Jurásico rodeado de unos cuantos insepultos y vivos, engañando a muchos incautos y lo trastocó todo. De aquel país de 1998 sólo nos está quedando el recuerdo. Y la verdad es que qué bueno, fuerte y grande era lo que teníamos que a casi ya doce años de esta pesadilla todavía tenemos país. Pero ¿hasta cuándo podremos aguantar? ¿Cómo haremos para terminar de convencer a los que todavía creen en el mesías militar? ¿Cómo hacerles entender a los que todavía piensan en el “paraíso prometido” por el más grande, demagogo y amoral  gobernante que jamás hayamos tenido, que es falso, que es una inmensa mentira, que es un burdo engaño?  Que vamos, nos lleva,  derechito hacia el peor de los regímenes de gobierno, a lo que ya fracasó en el mundo entero y que sólo existe en uno que otro país depauperado y miserable, con dictadura de un sólo hombre y totalitarismo brutales. Es decir, sin eufemismos, al COMUNISMO. El mismo comunismo que fracasó en la URSS, en las repúblicas del este europeo y que en la actualidad acogota y llena de atrocidades y miserias a los pueblos de Cuba y Norcorea. El que usa los mismos métodos del fascismo. Un solo hombre mandando y todos los demás obedeciendo ciegamente. 

Con todo soy optimista. Los pueblos siempre se levantan, más temprano que tarde. Mucho más temprano que los cien años predichos por Neruda. Y ya jurungaron los restos del Libertador. El mismo que dijo entre muchas otras cosas: “Nada es tan peligroso como dejar permanecer largo tiempo en un mismo ciudadano el poder” y añadía que  “Un país que está pendiente de la vida de un hombre…corre tanto riesgo como si lo jugaran todos los días a la suerte de los dados”. Porque, sentenciaba “El poder sin la virtud es un abuso y no una facultad legítima”. Armas tenemos y muchas. El voto y el 350. Pero hay que usarlas. Ya se acerca el primer combate de esta guerra. El 26 de septiembre hay que salir a votar para elegir una auténtica, legítima, independiente y autónoma  Asamblea Nacional. Hay que cuidar los votos emitidos, sin miedo. Y de seguro venceremos. Patria, democracia y vida. Venezuela volverá a ser el país que teníamos y mejor. Seguro.

Iolaizola@cantv.net

 Regresar a LogicOnline


A %d blogueros les gusta esto: