¿Comunista yo? Eco, foo.

24/07/2010

Por: Iván Olaizola D’Alessandro 

Con aquelarre o sin aquelarre, el 26S lo pelamos.

En esta larga década de gobierno disparatado hemos visto y oído de todo. Y gracias al canal de televisión Globovisión, en sus espacios “Ud. lo vio” y “Aunque usted no lo crea”, además de los espacios de investigación de casos concretos, podemos hacer memoria fácilmente para evitar que el encantador de Sabaneta, nos meta gato por liebre. Este teniente coronel no ha pasado un día desde que se encaramó en el coroto que no haga una afirmación de algo o sobre algo para que al día siguiente se desdiga. Todo depende de cómo caiga la cosa en la opinión pública o lo que le digan posteriormente sus cubanos de la sala situacional, porque los criollitos todos son “Yesmen”, o están botados. Sin el menor rubor le da vuelta a la cosa, pa’lante y pa’trás. Patas arriba o patas abajo. Y de inmediato sus corifeos lo acompañan en la corrección y buscan los argumentos más increíbles para justificar la nueva postura. Total el comandante en jefe tiene la primera y la última palabra. “Si mi comandante en jefe”

Lo más reciente es lo de comunista. “Yo, después de haber leído mucho, de haber meditado largas horas en la soledad de palacio, he llegado a la convicción que soy marxista” “Claro, soy marxista, leninista”. “desde muy chiquito era comunista”. “Adán me daba clases de comunismo por las noches, bajo una lámpara de carburo”. “Yo amo al Che, hay que seguir su ejemplo”. “Fidel jaguaryu”. Y las focas de la AN estallaron en aplausos frenéticos. Allí están los documentos fílmicos. Algunos venezolanos pensamos, desde hace  ya mucho tiempo, que él era comunista o al menos que nos quería llevar a ese “paraíso”.  Algunos no lo creían. Pero ahora él mismo se encargó de decirlo a los cuatro vientos. Es decir que es comunista convicto y confeso. Pero bastó que su excelencia, el Cardenal Jorge Urosa Savino, en un acto de gran responsabilidad, de valentía, como jefe de la iglesia católica en nuestro país y conocedor a fondo de lo que puede implicar que el jefe del Estado sea comunista y nos conduzca hacia ese tipo de régimen, se lo dijera, sin ambages y vista la reacción de una inmensa parte de la población, para que saliera, en cadena nacional, a negar lo innegable. ¿Comunista yo? Jamás. “En jamás de los jamases”. “Yo soy católico”. “Yo fui monaguillo en mi pueblo”. Farsante. Aquí se puede aplicar perfectamente aquello de “oreja de cochino, rabo de cochino, trompa de cochino” o lo de “me da mi bastón y mi sombrero pero eso es eso”.

Comunista, si, usted es comunista. No es porque lo diga ahora o lo niegue, es por sus acciones. Está acabando con la propiedad privada. Acabando con los medios de producción. Acabando con las libertades ciudadanas. Acabando con la libertad de expresión y los medios. Desconoce los derechos humanos. Encarcela la disidencia. Acaba con  la  economía. Destroza el país. Un sólo partido, una sola educación, un sólo pensamiento. Así fue en la URSS y en los países de Europa del Este, así es en Norcorea, así mismito es en Cuba. Si eso no es comunismo es porque es comunismo. No me venga ahora de que no es así. Sea varón como le dijo  alguien de la hermana república. Asuma su comunismo. No se avergüence. Seguro que el viejo Marx, Engels, Lenin, Mao, el Che, Fidel, Gustavo Machado, estaban orgullosos de ser comunistas y que les dijeran comunistas. Ellos todos creyeron en eso, lo defendían, pensaban que era lo mejor. Porqué engaña. No le dé carraspera. No venga con el cuento de que soy pero no soy. Fíjese que yo soy adeco y no me avergüenzo de serlo. Por más palos que nos hayan dado. Los adecos nos sentimos orgullosos de serlo. Y hemos cometido errores, pero somos adecos y creemos en eso. No engañamos a nadie. Somos católicos, apostólicos, romanos y adecos.                                            

Usted es comunista, probablemente un comunista iletrado, ya que no ha leído El Capital, así lo dijo, pero es comunista. Y como comunista es totalitario, militarista, arbitrario, dictador, fascista, ególatra, le gusta que lo adulen. Quiere que seamos como Cuba. Usted lo ha dicho y Raúl lo asegura. “Vamos hacia el mar de la felicidad”. O tampoco dijo eso. “Un país, dos presidentes”. ¿Tampoco lo dijo? Se puede engañar a una persona mil veces o a mil personas una vez. Pero engañar a todos todo el tiempo. Muy difícil. Y menos en estos tiempos de Internet, Fecebook, Twetter y en especial de Globovisión. Así ponga en la directiva de ese canal a Silva y Nolia.  Por eso el 26 de septiembre, cuando escojamos la nueva Asamblea Nacional estaremos votando entre el comunismo suyo y la Democracia de Venezuela. Y nuestro pueblo no es comunista, es demócrata. Venezolanos siempre, comunistas nunca.

Iolaizola@cantv.net

Regresar a LogicOnline 


Así no Presidente

18/07/2010

Por: Iván Olaizola D’Alessandro

A la Iglesia en dos mil años no se le han podrido las hostias. A usted en sólo once no le queda nada en buen estado.

A mis estimados lectores, disculpen que en este paraninfo cambie mi política y mencione al teniente coronel como presidente, pero es que ante la gravedad de lo que estamos viviendo y en el entendido  de que él tiene la capacidad de leerlo todo, escucharlo todo en fin, estar enterado de todo, “a según dicen”, pienso que si ello es cierto a lo mejor también lee mis paraninfos o alguno de sus cubiches lo hace por él y le informa, prefiero  en ese caso regresarle su envestidura que para mí, no sé para ustedes, perdió desde aquella madrugada cuando “y la aceptó”, ya que la idea es tratar de hacerle llegar este mensaje, de la forma más respetuosa posible, con la intención de que a lo mejor la pego y recapacita,  porque para mí, y espero que para todos, más vale el país que cualquier otra cosa.

Cuando alguien es el número uno, gerente, jefe, capitán de equipo, manager, presidente de cualquier cosa, inclusive de un país, está en la obligación de asumir una postura un tanto diferente a los demás, en espacial de los subordinados. Eso es así y es una regla universal. Claro que implica sacrificios, pero ese es el precio que se debe pagar por ser el número uno. Puesto que normalmente uno se brega, o sea que lo busca y a veces por cualquier medio;  rara vez, pero muy rara vez, lo buscan a uno como así no más, para ese puesto, en especial para el de presidente o líder de algo. Siempre hay que batir duro el cobre para logarlo. “El pueblo me ha pedido que sea yo el candidato”. Si Luis. Bueno pero en todo caso lo que quiero resaltar en este paraninfo es lo de la postura o más bien la compostura en el ejercicio del cargo.

Para serle sincero presidente, creo que en once años de haber ejercido el cargo no ha aprendido a desempeñarlo, al menos desde el punto de vista de lo que estipula la ortodoxia de esa embestidura. No importa que sus seguidores le digan a cada acción suya  “Así, así, así es que se gobierna”. Que aparte de la incorrección gramatical supongo que usted debe saber que eso es un coro que le ordenan cantar a sus pagados seguidores y que en más de las veces pareciese que lo hacen como para burlarse de usted. El número uno, es decir usted, debe pensar muy bien antes de tomar una decisión, debe pesar todas las consecuencias posibles, negativas y positivas. No como usted lo hace, en TV, ante una multitud llevada obligatoriamente que le grita, le aplaude frenéticamente, como si le hubiesen dado de inhalar algún polvito blanco, lo que hace que usted se crea Moises dividiendo el mar Rojo. No a los rojos rojitos que ellos se están dividendo solos. Para luego tener que recular, pero de una forma que tampoco es la más indicada, echándole la culpa a un pendejo de su gobierno, que también es un decir, porque no creo que haya pendejos en su gobierno si a las cuentas bancarias nos remitimos. Para su información, la teoría gerencial nos señala que la autoridad se delega pero jamás la responsabilidad. Pero usted la entendió totalmente al revés. Usted asume toda la autoridad, de todo y de todos, nada se hace si usted no lo ordena, todo hay que consultársele, pedirle permiso, ordene mi comandante en jefe. Centralización total, al diablo la Federación con todo y Zamora. Pero cuando la cosa no sale bien, que ocurre en la mayoría de los casos, entonces el responsable es otro, hay que buscarlo, regañarlo en un Aló Presidente y a veces hasta botarlo del cargo. Bueno esto último no es tan común porque los responsables normalmente son la oposición, los escuálidos, los oligarcas, los yanquis, el imperio, la CIA, la Polar o Globovisión.  En cuanto a pelearse, una actitud que no debe estar en la agenda de un presidente, ya que se supone que una de las funciones de ese cargo es unir, aglutinar, gobernar para todos, usted hace precisamente lo contrario. Se pelea con todo el mundo. A veces pienso que usted es aquel Chávez boxeador que le  decían “El pollo de la palmita”. Se pelea con todos, por todo y al mismo tiempo. Por cierto que siendo usted militar, “solo soy un soldado”, tampoco practica los más elementales principios de la guerra. Hay que pelearse con uno a la vez, no con todos al mismo tiempo, porque la probabilidad de éxito es inversamente proporcional al número de enemigos. Se lo pongo en ese lenguaje porque según dice a usted le gusta mucho la matemática, sobre todo la regla de multiplicar. 7×8 52.

En serio presidente, háganos un favor, se lo agradeceremos, no con votos pero a lo mejor con menos años de encanamiento. Gobierne, asuma su cargo, así yo piense que es ilegítimo. El país se está cayendo a pedazos, se pudre como los alimentos de PDVAL. Lo más valioso de nuestra gente se está yendo. Las empresas están cerrando. Nadie quiere invertir. Su tal bolívar fuerte es de gelatina. Los muertos se cuentan por millares. No hay que comer. Los hospitales están en la inopia, sus “barrio adentro” desmantelados. Las escuelas inhabitables. Las universidades pelando. Las calles, carreteras y autopistas son cráteres lunares. No hay donde vivir. Puestos de trabajo solo existen en las cifras de Elías Elyuri. Las reservas ya están llagando a empty. En corrupción al igual que en inflación somos como los españoles, campeones mundiales. Yo estoy seguro que el 26S le damos una derrota de pronóstico reservado y el jaque mate se lo damos en el 2012, pero por favor hasta que eso llegue déjenos algo de país. No lo destroce todo. Por lo que usted más quiera, por Fidel, por Marx, por monseñor Moronta, déjenos al menos el queso que hay en la mesa.

Iolaizola@cantv.net

Regresar a LogicOnline


Es comunista y punto

10/07/2010

Por: Iván Olaizola D’Alessandro

Chávez Abarca terrorista. Será un silogismo.  

Yo tenía razón. Desde que comenzó este disparate de gobierno lo dije. Este teniente coronel es comunista. Bueno comunista dentro de lo que él entiende por eso. Resentimiento social, quitarle a los demás lo que él no ha podido conseguir, patear a la gente, insultar, mandar preso a quien se le antoje, cercenar las libertades, amenazar, un solo poder, mentir, engañar, utilizar a los pobres, violar leyes, impunidad ante todo tipo de crímenes, repartir la pobreza, utilizar los símbolos religiosos en su beneficio, en fin que  todo lo malo que a uno se le ocurra lo hace. Pero muchos pensaron diferente.  Hasta en mi propio partido no estaban seguros de ello. Que si es de derecha, que es fascista, que es un dictador, que es militarista, que es esto y que es aquello. Parecía que tenían un cierto prurito de endilgarle lo de comunista, quizás por el miedo que se le tiene a que lo tilden a uno de derecha por ser anti comunista. Macartista pues. Pero el tiempo pasó y las cosas se están viendo más claras. Además de todo dicho que es, que también lo es, él es comunista. Y comunista de los peores, de los que ya poco existen en el mundo. De los tipo Castro. En estos once años hemos visto como “a paso de vencedores” se nos ha venido imponiendo un régimen comunista. Todas las leyes aprobadas tienen ese corte. Todas las acciones del gobierno igual. Todas las amistades del gobierno son de ese corte o muy parecidos. Lo más reciente es el empeño gubernamental de crear el Estado comunal. Las comunas, los soviet.  El Estado comunista.

Tenía razón. El  mejor ataque a este régimen es tildarlo de comunista, porque eso es lo que es. Y es a donde nos quiere llevar. Por eso me complace que ahora toda la oposición, toda la disidencia, los analistas políticos, los escritores, los que se definen como izquierdistas, los nini, todo el mundo, hasta algunos chavistas, han comprendido la situación y han comenzado a llamar a este régimen y a su “comandante en jefe” como lo que es. Comunista. Pero claro, como los comunistas en este país jamás han pasado de un 1,5% de electores, y para el pueblo ser comunista no es ninguna credencial de mérito, todo lo contrario, y eso lo saben los “revolucionarios”,  lo saben los cubanos de la sala situacional y se lo han hecho saber y entender al teniente coronel, había que comenzar una campaña para desmentirlo, pare encubrirlo. Ese insulto desproporcionado e impropio de un jefe de Estado hacia un alto prelado de la Iglesia Católica, hacia un venezolano ejemplar, hacia un conductor de almas, el Cardenal Urosa Sabino, en plena Asamblea Nacional, es la prueba más fehaciente de que acusó el golpe. Pegó el grito al cielo. “Yo, yo no soy comunista”. Dios me libre. Están locos. Lo que soy es un luchador social. Jamás puedo ser comunista. Yo creo en Dios, en Jesucristo, mi comandante. Que nos parecemos a Cuba, que pelados están”. Hasta la alta dirigencia comunista ha declarado que este gobierno no es comunista. Pero ya no podrán seguir engañando. 

Hay que seguir metiendo el dedo en la llaga. Hay que desenmascararlos. El teniente coronel felón es comunista. Su gobierno es comunista. Sus ministros son comunistas. Los jefes del PSUV son comunistas. Lo militares que dicen “patria, socialismo o muerte” son comunistas. Los curas, los pocos curas,  que están con el proceso son comunistas.  Los Tupamaros, los de la Piedrita, los linarones, son comunistas. Los castros, los ortegas, los evos, los correas, son comunistas. Unos por convicción otros con conveniencias, pero le hacen el juego. Hay que hacer llegar a todos los rincones del país, a todos los venezolanos, la verdad verdadera: ESTE GOBIERNO ES COMUNISTA. Esta debe ser la principal consigna de la campaña electoral que se avecina. Hay que abrirle los ojos al pueblo. A aquellos que sufren, que padecen pero que todavía creen en “mi comandante”.  Hay que hacerlos entender que no se puede votar por comunistas para la constitución de la nueva Asamblea Nacional. Tenemos que tener una Asamblea Nacional democrática. Hay que hacerles entender que el comunismo es contradictorio con democracia. Comunismo no es Democracia. El comunismo proscribe la Democracia. En comunismo no hay libertades, no hay propiedad privada, no hay derechos, no hay individuos, no hay religión. En comunismo hay miseria, muerte, sumisión, cárceles, exilio, atraso, hambre. Comunistas nunca, venezolanos siempre. Y el 26 de septiembre, en las urnas electorales, fuera los comunistas.

Iolaizola@cantv.net


Entre gol y gol

03/07/2010

Por: Iván Olaizola D’Alessandro

El 26 de septiembre no lo salva ni un gol con tres en base.

Cada cuatro años el mundo deportivo se viste de gala con la realización del campeonato mundial de fútbol. Los países donde el fútbol es el principal deporte y sus economías son fuertes, hacen lo imposible para lograr la sede de este evento. Gastan inmensas cantidades de dinero pare ello, y si lo logran se supone que verán resarcidos con creces estos gastos que más bien son inversiones. En esta oportunidad le tocó a un país del continente negro. La tierra de Mandela. Pensamos que la geopolítica jugó un papel importante en esta decisión de la FIFA. África también juega. No estamos seguros si los sudafricanos le podrán sacar el merecido provecho a este mundial pero en todo caso se lo merecían. Ya casi finaliza y las informaciones que nos llegan son más bien positivas. Las amenazas terroristas parece que fracasaron. Y ojalá así sea hasta el partido final. Escribo este paraninfo antes de los cuartos de final; se han clasificado 4 suramericanos, 3 europeos y 1 africano. Se nos antoja una final entre el viejo y el nuevo continente. Quien quita un Brasil -vs- España. Aun cuando hay algunos que preferirían ver a Maradona en pelotas. Aquí nos tomamos el mundial como si fuéramos un país futbolístico. Camisetas de España, Italia y Portugal, Brasil, Argentina y Chile, son vestidas por los fanáticos y banderas de estos y otros países en los vehículos. Fiesta mundialista. Y cómo nos gusta la fiesta. Franelas de un equipo de fútbol y gorras del Magallanes o Leones.

Para nosotros este mundial de fútbol nos ha servido para muchas cosas. Entre las más importante a destacar está una muy buena para la sanidad mental de la población. Nos referimos a la ausencia del “reality show” dominical del teniente coronel y la necesidad de éste de acortar sus habituales maratónicas cadenas y ponerlas en horarios de entre juego y juego, tiempo que por cierto es el que muchos usan para trabajar, bueno me refiero a aquellos dichosos de las estadísticas de Elías Eljuri, que tienen chamba en estos días de revolución. Suponemos que la MUD y los partidos políticos que la conforman, han usado este mundial para, entre partido y partido, aceitar sus cuadros y dejar lista la maquinaria para el proceso electoral que se avecina. 26 de septiembre, punto de inflexión de la democracia venezolana. Los choros del gobierno, por su parte, ha tratado de aprovechar este mundial para esconder, creo que con poca suerte, la gran cantidad de contenedores llenos de alimentos podridos, piches, descompuestos, vencidos, como se prefiera llamar, que en todo caso no se pueden digerir, so pena de intoxicación, pero que ha servido para que unos revolucionarios marxistas leninistas, al mejor estilo de los comunistas siglo XX, se embolsillaran unos buenos billetes verdes. Claro esto último sin que los supremos del país y de PDVSA se enteraran.

También la revolución ha aprovechado este torneo mundialista, sobre todo a través de la Asamblea Nacional, para pasar unas cuantas leyes al mejor estilo del llamado “fuera de juego” o “out side”. La Ley de las Comunas que introduce algunos términos que no aparecen en la Constitución, tales como Banco de la Comuna, Cartas comunales, Distritos Motores, Entidad Local Socialista, Estado Comunal, Gaceta Comunal y Parlamento Comunal Socialista. Aspectos todos votados negativamente por el pueblo en el referendo constitucional de diciembre de 2007. La victoria de la oposición tildada de “victoria de mierda” por el “académico” de Miraflores. La Ley de Contraloría Social, que intenta convertir a buena parte de la población en delatores o sapos. La Ley de Fomento y Desarrollo del Sistema Económico Comunal que introduce el “avanzado” concepto económico del trueque. También para dictar autos de detención que más bien parecen autobuses de detención. Y muchas invasiones y expropiaciones. Todo lo que sea o parezca productivo “exprópiese”. Y dale con la Polar y Globovisión.

Pero como se dice en el argot deportivo, los juegos no se acaban hasta que se acaban. Y este juego por la democracia venezolana está vivo. No se ha perdido y no se va a perder. El 26 de septiembre tenemos un encuentro crucial. Descalificado va a quedar en los cuartos de final. A partir de ese día tendrá que comenzar a recoger sus macundales para irse. ¿Será a Cuba, o será a La Haya, o será nuevamente a Yare? Todo dependerá del cúmulo de tarjetas rojas, no las rojas rojitas, que se le acumulen. Pero de que pierde el juego lo pierde y de que lo expulsan lo expulsan. Y eso va con todo el equipo. Hasta los recoge balones y aguadores y los fanáticos más talibanes.

Iolaizola@cantv.net

Regresar a LogicOnline


A %d blogueros les gusta esto: