Como era antes y como es hora

Por: Iván Olaizola D’Alessandro

Teniente coronel no sólo se hunde el barco sino que huele mal, muy mal. Creo que se pudre.

Qué lástima. Hace apenas una década atrás éramos un país prospero, con esperanzas, con deseos de seguir progresando, con gente alegre, sin odios, sin división de clases ni de ningún otro género. Bueno parece que no lo sabíamos. Los grandes ataja perros eran entre magallaneros y caraquistas y entre adecos, copeyanos, masista y demás militantes de partidos políticos, discutían y se acordaban. Los poderes funcionaban. En el mundo se nos respetaba. Éramos envidia de muchos por nuestra Democracia. Teníamos y cometíamos errores pero se hacían los intentos para corregirlos. Bueno practicábamos la Democracia. Existía una contraloría que fiscalizaba el gasto público. Bueno había Presupuesto Nacional y Contralor. El Congreso, ahora AN, legislaba, interpelaba y controlaba a los demás poderes, en especial al Ejecutivo. Bueno había diputados. La fiscalía al igual que la Corte Suprema de Justicia, ahora TSJ, y el sistema judicial en general, no discriminaban políticamente y para actuar no recibían órdenes de jefe alguno. Bueno había jueces y magistrados. Las FAN, ahora FANB, eran amarillo, azul y rojo. Bueno había una fuerza armada institucional, soldados servidores de la patria y defensores de la soberanía nacional. Existía un Consejo Supremo Electoral, ahora CNE, que arbitraba los procesos electorales e informaba de los resultados a pocas horas de realizado el proceso sin pedirle permiso a jefe alguno. Bueno había venezolanos probos integrando ese cuerpo y los partidos políticos estaban presentes en el mismo, había más trasparencia que “tramparencia”. Los ministerios, institutos autónomos y empresas del Estado funcionaban cada cual con sus respectivas funciones y responsabilidades. Bueno había ministros y demás funcionarios que trataban de desempeñar sus tareas de la mejor manera y un presidente que los designaba por sus credenciales, no en tv, y los dejaba trabajar y actuar y los evaluaba por ello y no por lo rojo de las palmas de la mano al batirlas.

No había defensoría del pueblo, ahora sí la hay. Bueno pero el pueblo se defendía sólo o a través de sus sindicatos, sus partidos políticos, sus gremios y demás organizaciones de la sociedad civil y se protestaba y marchaba sin pedir permiso. PDVSA era la gran industria nacional y una de las primeras del mundo tanto en rentabilidad como en tecnología y técnicos. Bueno era una industria independiente de los caprichos de un militar, meritocrática, aportaba inmensos recursos al Estado y reinvertía para estar al día. Los patronos y obreros discutían sus problemas, peleaban y al final se ponían de acuerdo y se firmaban contratos colectivos de trabajo. Bueno existía una FEDECÁMARAS y una CTV donde patronos y obreros estaban representados y un ministerio del Trabajo que arbitraba esas discusiones, no unas organizaciones paralelas organizadas y obedientes al teniente coronel. Se producían bienes y servicios y se vendían de acuerdo a las reglas de la economía. Bueno había empresas, industrias, comercios libres, privados, y pulperías, mercados y supermercados. Existía una moneda llamada bolívar que servía para comprar muchas cosas y una llamada dólar que se podía adquirir (no adquerir) para hacer muchas otras cosas. Se construían casas, escuelas, liceos, universidades, hospitales y carreteras. Bueno había dinero para ello y no para regalarlo a otros países. Las decisiones se tomaban a varios niveles y muchos tenían autoridad y responsabilidad sobre ellas. Bueno teníamos un proceso de descentralización en progreso. Había universidades funcionando, con déficits presupuestarios que de tanto en tano se les otorgaban créditos adicionales. Bueno las universidades eran autónomas, el CNU funcionaba, y los ministros de Educación las respetaban. Quien se enfermaba podía tener auxilio profesional. Bueno había hospitales atendidos por médicos venezolanos. El que quería estudiar podía hacerlo y sabía que el título logrado era constancia cierta de los conocimientos adquiridos. Bueno había un sistema educativo formal donde se estudiaban disciplinas actualizadas, las franelas de los estudiantes eran de diversos colores y los implementos usados eran libros, cuadernos y lápices. Se podía salir de noche y regresar vivo. Bueno había cuerpos de seguridad y no había impunidad ni discursos incentivadores de la violencia. Con una Constitución que no era la mejor del mundo pero era casi virgen. En fin que había un país con todos sus males y todas sus virtudes. Pero país. No un No-País como gusta decir mi dilecto amigo el Dr. Agustín Blanco Muñoz.

Así que a tomar conciencia y apurarnos a cambiar esto. Dentro de pocos meses podremos comenzar el regreso al futuro. No más disparates. Citando a nuestro Libertador “Colombianos uníos”.

Iolaizola

Regresar a LogicOnline

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: