Por fin que sera el teniente coronel

Por: Iván Olaizola D’Alessandro

La Mesa de la Unidad Democrática tiene la obligación de presentarnos a los mejores hombres y mujeres para que nos representen en la AN. Una sola plancha no importa muchas tarjetas. Y por favor a HSR que tenga un poquito de humildad.

Aun cuando parezca una discusión un tanto bizantina se me ocurre pensar que es bien importante que nos pongamos de acuerdo para definir con bastante exactitud que demonios es por fin el teniente coronel felón que desgobierna este país. Él llega al poder como un candidato electo por vía democrática. A los pocos meses se engolosina con el poder, tal como muchos preveíamos dado su talante golpista, y comienza a hacer de todo cuanto puede para cambiar las reglas de juego por las cuales fue electo en 1998. Inventa una convocatoria a una Constituyente, a todas luces inconstitucional, invocando aquello del poder originario. Luego un tal Congresillo más inconstitucional todavía. Sigue con una aplicación retroactiva de las disposiciones de la nueva constitución con el sólo propósito de reelegirse para alargar su período de gobierno a seis años y de paso ordena que le den dos años de ñapa. Y claro se presenta a una primera reelección, que en realidad sería la segunda, y también de cajón la gana por tener todos los poderes y recursos del Estado bajo su control absoluto. Luego se pasa por el bolsillo trasero la opinión mayoritaria de los venezolanos en cuanto a no permitirle la posibilidad de la presidencia vitalicia. Así pasa a ser el presidente constitucional con mayor número de años de gobierno en la historia republicana del país. Once y le quedan tres, y con francos deseos, y posibilidades, de seguir en el coroto per sécula. Ya con este sólo panorama podemos concluir que demócrata, que se diga demócrata, no es. Así que descartada esa hipótesis.

Si ahora analizamos cómo ha sido su comportamiento al frente del gobierno, podemos observar lo siguiente. Su permanente uso y abuso del uniforme militar, de la conformación de su equipo de gobierno con militares activos y retirados, de la forma como imparte las órdenes y de cómo desea que se le trate es definitivamente un gobernante militarista. Batallones, pelotones, escuadras, tanques, ataque, guerra, diana. Igual que cualquiera de los déspotas y gorilas de uniforme que han plagado de miseria, corrupción y crímenes a nuestro continente. Gómez, Pérez Jimenez, Galtieri, Videla, Noriega. Si se analiza desde el punto de vista de jefe de Estado, cuando asume ese papel de jefe de todo, del ejecutivo, legislativo, judicial y demás poderes que él mismo creó y además jefe supremo y único de su partido propio, también creado por él, estamos ante una figura totalitaria, tiránica, dictatorial, absolutista. El Estado soy yo. Yo El Supremo. Luis IV, Idi Amin Dada, Chapita Trujillo, Hussein. Cuando vemos la simbología que usa para mover a sus seguidores, a sus partidarios, a su administración, tal como el uso de un solo color en sus camisas, franelas, gorras, banderas, cantos, consignas, tipo de organización para militar, su discursear por horas, el uso de un discurso guerrerista, patriotero, con medias verdades o mentiras, amenazando, insultando, burlándose, tergiversando para su propio beneficio los acontecimientos y la historia, cambiando nombres y símbolos patrios, exigiendo culto a la personalidad, estamos ante un personaje fascista. Hitler, Mussolini.

Pero si observamos su discurso, sobre todo el reciente. Sus actuaciones últimas, las expropiaciones, el cambio de legislación para acabar con la propiedad privada, el control de los medios de comunicación, la destrucción de la institucionalidad, los presos políticos, la criminalización de la protesta, la cada vez más precaria libertad de expresión, la violación de los derechos humanos, el control total del sistema judicial, la intención de copar todos los medios de producción, la creación de comunas, el espionaje o zapeo entre los mismo ciudadanos, la invasión cubana. Su admiración por Marx, Lenin, el Che. Yo soy marxista. Concluimos que es un comunista al mejor estilo soviético. Stalin, Nikita, Kim Jong-il, Kadar, Fidel, Pero si al final lo que analizamos es su gestión de gobierno, los resultados de estos once años de ejecutorias, estamos frente a un disparate de gobernante, un inepto e incapaz. Sus colaboradores, iguales de ineptos e incapaces, le aplauden todo, le dicen amen a todo, le adulan, le rinden culto, lo que diga el comandante en jefe, él es su único vocero, con lo cual han logrado destruir buena parte del país sin que se hayan dado cuenta.

Así que estamos ante un ejemplar inédito. Nunca ningún país, en ningún tiempo, había tenido un gobernante como éste. Al mismo tiempo y en la misma personalidad puede ser militar golpista, totalitario, dictador, fascista, comunista, incapaz, soez, ególatra, narciso, destructor, pendenciero. Mezcla de todos los males. Todo lo cual hace difícil combatirlo. Pero hay que encontrar vías y medios para hacerlo, antes de que acabe con todo. Nuestra Constitución nos señala el camino. Y el 26 de septiembre debe ser el primer paso en firme para desalojarlo del poder. Poder que jamás debió detentar.

Iolaizola

Regresar a LogicOnline

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: