Se le fue de las manos

Por: Iván Olaizola D’Alessandro

Se solicitan vicepresidentes y ministros con motos propias.

El año 2010 ha entrado como una tromba. Las hallacas, el pan de jamón y las doce uvas del tiempo siglos ha que se digirieron. Entre devaluación (o revaluación teniente coronel dixit), la toma de Éxito, el segundo cierre de RCTV, las varias leyes sancionadas por la AN en fast track, el Niño, los apagones, la falta de agua, las adicionales intervenciones bancarias, el terremoto de Haití, Piñera en Chile, Lobo en Honduras, las renuncias, las protestas de los estudiantes, los estudiantes muertos, los rumores, las marchas del 23E, el round robin, la final Caracas-Magallanes, tas’ponchao, nos han hecho que este primer mes del año sea una eternidad. Pero lo que uno puede inferir, sin temor a exagerar, es que si en el 2009 parecía que el país era ingobernable, ahora se puede decir que se le está yendo de la mano. Y parece que no hay forma de parar esto. Las encuestas no lo dejan dormir. Los cubanos alebrestados y yéndose para Florida. Casi que un mamador de gallos le diría: “apaga la luz, cierra el negocio y renuncia”. “Salva el pescuezo, que no retoña”, le diría el general Llovera Páez (q.e.p.d.).

Y es que la magia desaparece. Lo de la cenicienta se desvanece a las 12. No hay nada más falso que amor de pueblo. “Si no hay real no hay lopa”, diría un chinito. Once años de lengua cansan. La gente se obstina de oír promesas y más promesas y nada en concreto. La desilusión embarga a todos. A los camisas rojas y a los otros. Hasta los uniformados, según dicen, como que están un tanto molestos. Soluciones habitacionales que no existen, misiones que fracasan, huecos en las calles, basura en las aceras. Robos, atracos, muertos y corrupción como sorgo. Y dale con Fidel y el socialismo del siglo XXI y ahora y que marxista. Con qué se come eso le diría su antiguo padre putativo. Ya el cuento de la IV no se lo traga nadie. Es como aquello del gallo pelón. Las soluciones que plantea el teniente coronel felón dan risa por no decir arrechera. Rotación de ministros. Pasarlos de un ministerio del cual no saben nada a otro que saben mucho menos. Vicepresidentes como aquello de jefe por nueve días de Sears. Y más cadenas, y más horas de gamelote. Muy pocos le hacen caso. Según me cuentan se burlan de él. Le tienen cualquier cantidad de motes. Ni en la Gaceta Oficial le paran, tiene que decretar vía “La Hojilla” e informar vía “Dando y Dando”. Por eso sólo se entera menos del 10% de la población. De todas formas, da igual, si lo que dice no se hace o se desdice. Cantinflas pues. Reaparece Lina. Lo de la invasión del imperio es noticia de ayer y aquello de que “Siguen con la idea de matarme. Eso sería peor; yo no sé que pasaría en el este de Caracas. Tendrán que irse de aquí. No sé donde se meterían.” Ya no causa ningún desasosiego. Ni titular de prensa pues.

Pero lo que si es cierto y muy cierto, es que la economía va rumbo al subsuelo. El país se despedaza. Por más que mi amigo Elías maquille las cifras, estas no cuadran. La sensación de desorden, de locura es total. Todo el mundo dice cosas. Algo va a pasar. En el exterior ya no lo toman en cuenta ni le creen los cuentos. Sus dólares parece que están devaluados igual que su tal bolívar fuerte. Los economistas, tanto los oposicionistas como los menos y hasta los amigos del proceso ven nubarrones a corto plazo. Y es que se respira algo raro en el ambiente. Campaña admirable. Yo creo que lo admirable es que haya campaña. Será por eso que anda como lo que es, pidiendo que le soliciten un revocatorio. Mano segura no se tranca. Hay que hacer fuerza para llegar al 26S. Nada de conchas de mango y menos de cambur. Lo que es del cura va para la iglesia. La mesa tiene que mover bien sus piezas, o sus patas. Hay que dejarlo que se consuma en su propia salsa. Eso si, hay que preparar todo, tener todo listo, para amortiguar el golpe. Que la caída duela menos. Que si se le va de sus manos caiga en buenas manos. Menos mal que tenemos la mejor Constitución del mundo y el pueblo más democrático del universo. Los golpistas están en el gobierno así que no hay problema, porque eso de autogolpes no funciona. Hay que esperar hasta el último out para que se acabe el partido. Y así será. Ni un palo de agua lo salva.

Iolaizola

Return to LogicOnline

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: