Rindanse

Por: Iván Olaizola D’Alessandro

Comenzamos 2010 como era de presumir. Sin agua, sin luz, con los Centros Comerciales medio cerrados, las areperas socialistas cerradas, toneladas de basuras en las calles, sobre todo en los municipios revolucionarios y muertos, muchos muertos, en las morgues del país. Con dos buenas medallas mundiales: una de plata en inflación y una de bronce en violencia. El coronel vicepresidente suplantando en infundiosas declaraciones al teniente coronel presidente. Pero bueno, dentro de todos esos males, al menos no se dio la orden de invadir a algún vecino. Se salvaron, por ahora, Bogotá y Curazao. Los uniformados de la revolución pudieron pasar la resaca en casita, libando un bloodymery, un gincooling o un screwdriver.

Los que si tuvieron que comenzar labores tempranas fueron los diputados de la independiente Asamblea Nacional que, según lo establece el reglamento de turno, debe designar su nueva directiva al comienzo del año y que por órdenes expresas de Miraflores debería ser la misma. Sin embargo por cuestiones muy personales (de Ameliache y Otaiza) el diputado por Carabobo no aceptó ser reelegido y en su lugar se designó al diputado Darío Vivas para honra del parlamentarismo nacional. La presidenta si aceptó gustosa par continuar su excelente labor, e igualmente el segundo vice, mallugado y todo por los vergajasos del TC, pero agarrando aunque sea fallo. En esa sesión vimos de todo. De nuevo el Escarrá del gobierno, con ese verbo iracundo, haciéndonos saber una vez más que órdenes son órdenes y la diputada periodista que en un arrebato de magnanimidad nos ordenó rendirnos. “Que quieren ustedes, que no hagamos lo que dice el comandante, yo te aviso y cómo quedo en la próxima AN”. “Esto no tiene marcha atrás, la revolución no se devuelve, porque si lo hace se desnuca. Ríndanse”. A Ismael, la Medina, el Molina y otros les cortaron la luz, como a cualquier Centro Comercial o celda productora de aluminio. Como ven, año nuevo tolerancia cero. A comprar alpargatas que lo que viene es joropo, como dijo el difunto Luis Herrera.

Es posible que con este panorama de nuevo año aumente la desilusión de muchos venezolanos y no vea salida por lado alguno. Túnel sin luz. Pero cuando uno ve, oye, lee y se entera de lo que esta pasando y las proyecciones, creo que se prende algún foquito, así sea con batería. Lo de la electricidad no es cuestión de niño alguno, es descuido de un gobierno incapaz e ineficiente; es falta de planificación y mantenimiento. Y como dijo un experto “Dentro de pocos meses no sólo los centros comerciales tendrán que cerrar, será la mitad del país que bajará sus santamarías”. Del agua, ni hablar, hasta las matas de tapara se secaron. La deuda sube y el ingreso baja. Las misiones en tremenda peladera. No habrá cómo honrar este año los compromisos contractuales de la administración pública. La corrupción inunda todo los estratos revolucionarios. Cada día que pasa el discurso encantador de serpientes se convierte en un susurro para lombrices. Las encuestas, las de la calle, las que uno palpa, indican que el supremo va en caída, así Seijas y León digan otra cosa. Los resultados de la policía Nacional no son muy halagüeños. Los atracos, asaltos y balaceras no le envidian nada a los western. Los socios internacionales del felón ya comienzan a mirar hacia otro lado. Honduras dijo que si se puede. Perú, Panamá, Costa Rica, México, no lo quieren ni ver sin ser Feliciano. En Chile es muy probable que pierda los reales, igual que en Brasil. Y las elecciones de la AN a la vuelta de la esquina. En fin que creo que este será un buen año. A lo mejor lo del “ríndanse” puede ser con otro. Ya lo ha hecho dos veces y a la tercera va la vencida. Arriba ese ánimo.

Iolaizola@cantv.net

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: